Pastoral | Cancionero

También pueden acceder al portal del Equipo de Coro

o escribir al mail:

 


 

1 - Vienen con alegría

Vienen con alegría Señor
cantando vienen con alegría Señor,
los que caminan por la vida Señor,
sembrando tu paz y amor.

Vienen trayendo la esperanza
a un mundo cargado de ansiedad
a un mundo que busca y que no alcanza
caminos de amor y de amistad.

Vienen con alegría...

Vienen trayendo entre sus manos
esfuerzos de hermanos por la paz,
deseos de un mundo más humano
que nacen del bien y la verdad.

Vienen con alegría...


2 - Bendeciré al Señor

Bendeciré al Señor en todo tiempo,
y mi boca no dejará de alabarlo.
Mi alma se enorgullece en el Señor,
que lo oigan los humildes y se alegren.

Prueben qué bueno es el Señor,
hagan la prueba y véanlo.
Dichoso aquel
que busca en El, refugio

Engrandezcan conmigo al Señor,
ensalcemos todos su Nombre.
Busqué al Señor, y me dio una respuesta,
me libró de todos mis temores.


3 - Llegamos a Ti

Después de una semana de mucho trabajo
querer decirte mil cosas y no poder.
Tan sólo ofrecerte cansancio, quizás un fracaso
y siempre la misma alegría volver a tener.

A Ti, llegamos a Ti,
queremos amarte Señor
donarte todo nuestro amor,
decirte siempre que sí.

Qué lindo Señor encontrarte en cada momento
qué lindo que pueda ofrecerte un poco de pan.
Tú eres la luz, el camino, la estrella en la noche
por eso Señor te pedimos que no nos dejes más.


4 - Somos un pueblo que camina

Somos un pueblo que camina
y juntos caminando
podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba
sin penas ni tristezas
ciudad de eternidad.

Somos un pueblo que camina
que marcha por el mundo
buscando otra ciudad.
Somos errantes peregrinos
en busca de un destino
destino de unidad.
Siempre seremos caminantes
pues sólo caminando
podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba
sin penas ni tristezas
ciudad de eternidad.

Danos valor para la lucha
valor en las tristezas
valor en nuestro afán.
Danos la luz de tu Palabra
que guíe nuestros pasos
en este caminar.
Marcha Señor junto a nosotros
pues sólo en tu presencia
podremos alcanzar
otra ciudad que no se acaba
sin penas ni tristezas
ciudad de eternidad.

Dura se hace nuestra marcha
andando entre las sombras
y en tanta oscuridad.
Todos los cuerpos desatados
ya sienten el cansancio
de tanto caminar.
Pero tenemos la esperanza
de que nuestras fatigas
al fin alcanzarán
otra ciudad que no se acaba
sin penas ni tristezas
ciudad de eternidad.


5 - Ven Hermano

Ven hermano y cántale a Cristo
a ese Cristo joven que un día nos redimió.
Haz de tu amor una plegaria
o un simple canto alegre que el Señor escuchará.

Ven aquí, canta ya, no te olvides tú de Cristo,
piensa que, en la cruz, por nosotros El se dio.

No te alejes del camino marcado
que Cristo ha señalado para acercarnos a El.
Devuélvele con fe inquebrantable
ese amor incuestionable que nos ha ofrecido El.

Ven aquí...


6 - Den gloria a Dios

Den al Señor sus alabanzas
denle poder, honor y gloria
a una voz canten un himno al Señor.

En siete días creó Dios al mundo
Adán pecó y perdió el cielo
Jesús vino para redimirnos,
murió en la cruz y nos salvó.

A Moisés Dios dijo: "Haz mi pueblo libre
yo seré tu guía, siempre sígueme"
Salidos ya de Egipto y el mar pasado,
cantaron y bailaron, se llenaron de júbilo.

Jesús dijo a Pedro: "Ven, te llamo
el camino es duro más iré contigo"
Pedro respondió: "Soy un pescador"
Tiró sus redes y hacia el Señor corrió.

Entrégate hermano al Señor Jesús
El te ama aunque seas pecador
El pagó el precio de tu salvación
y ahora eres una nueva creación.


7 - Antes que te formaras

Antes que te formaras
dentro del vientre de tu madre
antes que tú nacieras
te conocía y me consagré.
Para ser mi profeta
en las naciones yo te elegí
irás donde te envíe
y lo que te mande proclamarás.

Tengo que gritar, tengo que andar,
ay de mí si no lo hago
cómo escapar de Ti, cómo no hablar
si tu voz me quema dentro.
Tengo que arriesgar, tengo que luchar
ay de mí si no lo hago
cómo escapar de Ti, cómo no hablar
si tu voz me quema dentro.

No temas arriesgarte
porque contigo yo estaré,
no temas anunciarme
porque en tu boca yo hablaré.
Te encargo hoy mi pueblo
para arrancar y derribar
para edificar, destruirás y plantarás.

Deja a tus hermanos,
deja a tu padre y a tu madre
abandona tu casa
porque la tierra gritando está.
Nada traigas contigo
porque a tu lado yo estaré
es hora de luchar
porque mi pueblo gritando está.


8 - Cántico de las criaturas

Altísimo, omnipotente y buen Señor,
tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor,
y toda bendición a ti, Altísimo, solo corresponde
y ningún hombre es digno de hacer de ti mención.

Loado seas, mi Señor, por todas tus criaturas,
especialmente el hermano sol con el cual Tú nos alumbras.
El es bello y radiante y de gran esplendor
y sólo de Ti Altísimo lleva significación.

Loado seas, mi Señor, por las hermanas luna y estrellas.
En el cielo las has formado luminosas, preciosas y bellas.
Loado seas, mi Señor, por el hermano viento,

por el aire y el nublado, el sereno y todo tiempo.


9 - Señor, quiero caminar

Señor, quiero caminar
sin fijarme en los espigos,
que se pegan al andar,
al andar por los caminos.

Dame amor, dame humildad,
y yo moveré montañas.
Sí, Señor, tu me acompañas,
que me pudiera faltar.

Señor, quiero caminar,
quiero caminar contigo,
y al volver la vista atrás,
ver el árbol florecido.

Si me llegara a caer,
si las fuerzas me faltaran,
recordando tu mirada
volvería a renacer.

Jesús, quiero caminar,
quiero caminar contigo,
y al volver la vista atrás,
ver el árbol florecido.


10 - Una espiga

Una espiga dorada por el sol,
un racimo que corta el viñador,
se convierten ahora en pan y vino de amor,
en el cuerpo y en la sangre del Señor.

Compartimos la misma comunión,
somos trigo del mismo sembrador,
un molino, la vida nos tritura con amor,
Dios nos hace Eucaristía en el amor.

Como granos que han hecho el mismo pan,
como notas que tejen un cantar,
como gotas de agua que se funden en el mar,
los cristianos un cuerpo formarán.

A la mesa de Dios se sentarán,
como hijos su pan comulgarán,
una misma esperanza caminando cantarán,
y en la vida como hermanos se amarán.


11 - El Alfarero

Yo quiero ser, Señor amado
como barro del alfarero
rompe mi vida, hazla de nuevo
Yo quiero ser un vaso nuevo.


12 - Zamba del grano de Trigo

Zamba del grano de trigo
mañana yo he de ser pan
no le tengo miedo al surco
algún día he de brotar.

Barbecho de terrón fresco
tu sangre yo he de mamar
tierra que serás mi madre
un nuevo ser me has de dar.

Silencio y noche en mi tumba
espigas germinarán
ciento por una y molienda
mañana voy a ser pan.

Me enterraré en tus entrañas
y el mundo me olvidará
es doloroso tu abrazo
pero yo quiero ser pan.

La muerte aguarda en el surco
cálido abrazo nupcial
muerte sabrás un secreto
cuando matas vida das.

Tallo verde dos hojitas
mi espiga despunta ya
ciento por una y molienda
mañana voy a ser pan.


13 - Coplas del Yaraví

Señor, que nuestra vida sea
cual una quena simple y recta,
para que Tú puedas llenarla,
llenarla con tu música [bis]

Señor, que nuestra vida sea,
semilla suelta por el aire,
para que Tú puedas sembrarla,
sembrarla donde quieras [bis]

Señor, que nuestra vida sea
arcilla blanda entre tus manos,
para que Tú puedas formarla,
formarla a tu manera [bis].

Señor, que nuestra vida sea,
leñita humilde y siempre seca
para que Tú puedas quemarla
quemarla para el pobre [bis].


14 - Toma Señor

Toma, que tu cuerpo sea mi cuerpo
que tu sangre sea mi sangre
que tu luz sea mi ciudad.

Deja que penetre en tu misterio
que me hunda en tu palabra
tómame Señor.

Mas tómame y fúndeme en Ti
que olvide mi ayer
que vuelva a creer.
Y así poder volver a gritar
que vivo tu amor
que voy hacia Ti.


15 - Al altar del Señor

Al altar del Señor, vamos con amor
a entregar al Señor, lo que El nos dio.

Pan le traemos, trigo de Dios
para la mesa que El nos preparó.
Vino traemos, viña de Dios
para la fiesta de la comunión.

Luces traemos, para alumbrar
la mesa santa de nuestro altar.
Flores traemos para alegrar
esta comida de la amistad.

Hoy nuestro juego, nuestro dolor,
nuestros estudios, Canciones al Señor.
Toda la vida vamos a dar,
para la ofrenda de Cristo en el altar.


16 - Te ofrecemos , Padre Nuestro

Te ofrecemos, Padre nuestro
con el vino y con el pan
nuestras penas y alegrías,
el trabajo y nuestro afán.

Como el trigo de los campos
bajo el signo de la cruz,
se transformen nuestras vidas
en el Cuerpo de Jesús.

A los pobres de la Tierra
a los que sufriendo están,
cambia su dolor en vino
como la uva en lagar.

Estos dones son el signo
del esfuerzo de unidad,
que los hombres realizamos
en el campo y la ciudad.


17 - Nuestra Ofrenda

Después de preparar la tierra y de sembrar
se ha recogido el trigo bajo el sol otoñal.
Ha sido necesario blanca harina hacer
el trabajo del hombre ha hecho este pan.

Este es el pan que te ofrecemos hoy
el pan de nuestra vida, el pan de nuestro amor,
el pan de nuestra tierra, del gozo y del dolor,
del esfuerzo en hacer este mundo mejor.

Este es el vino que ofrecemos hoy
el vino de amistad y de nuestra hermandad
esta comunidad y nuestro canto de hoy,
el esfuerzo en hacer este mundo mejor.

Al ofrecer el vino junto con el pan
pensemos en el hambre que muchos sufren hoy
enséñanos Señor a compartir el pan
y que alegres vivamos sembrando tu amor.


18 - Canción del grano de trigo

Sé como el grano de trigo
que cae en tierra y desaparece,
y aunque te duela la muerte de hoy,
mira la espiga que crece.

Un trigal será la Iglesia
que guardará mis entregas,
fecundadas por la sangre de Aquél
que dio su vida por ella.
Ciudad nueva del amor
donde vivirá el pueblo
que en los brazos de su dueño nació,
sostenido de un madero...

Yo mi vida he de entregar
para aumentar la cosecha
que el sembrador al final buscará
y dejará ser eterna.
Y un día al Padre volveré
a descubrir el secreto
de la pequeña semilla que fiel
cobró su herencia en el cielo.


19 - Te ofrecemos

Te ofrecemos, Señor, el pan,
Pan de Vida te harás y así
juntos podremos ser
como hermanos al fin,
es el signo de amor
que vos nos pedís.

Este vino que aquí está,
para que Vos, Señor, vivás,
es bebida de luz
para poder guiar
a los hombres que hoy
buscan tu amistad.

Con sincera humildad, Señor,
queremos ofrendar amor,
alegría, dolor,
y en nuestra pequeñez,
el cansancio también
dejar a tus pies.


20 - Padre nuestro recibid

Padre nuestro, recibid, el humilde don del pan,
de este pan que se convertirá en el Cuerpo de Jesús.

Recibid también, Señor, los racimos de la vid,
de la vid que se convertirá en la Sangre de Jesús.

Con el vino y con el pan ofrecemos nuestro don,
nuestra pobre vida de dolor, entregada con amor.

Gloria al Padre y al amor, y a Jesús, nuestro Señor,
bendigamos el nombre de Dios siempre y en todo lugar.
Amen.


21 - Recibe, oh Dios

Recibe, oh Dios, toda mi libertad,
mi voluntad y todo mi querer.
Dirige Tú mi mente y mi ser todo,
hágase en mi, Señor, tu Voluntad.

Concédeme tu amor y tu gracia,
solo de ti mi alma siente ansia.
Concédeme tu amor y tu gracia,
solo de ti mi alma siente sed.

Recibe, oh Dios, toda mi libertad,
mi voluntad y todo mi querer.
Todo de Ti, Señor, lo he recibido,
a Ti lo torno, recíbelo, Señor.

 

22 - Oh Señor

Oh Señor toma este pan,
cámbialo, transfórmalo,
para que sea tu cuerpo santo.

Oh Señor toma este vino,
cámbialo, transfórmalo,
para que sea tu sangre santa.

Oh Señor toma nuestra vida,
cámbiala, transfórmala,
para que ame como vos amás.


23 - Un día de bodas

Un día de bodas el vino faltó
imposible poderlo comprar;
qué bello milagro hiciste Señor
con el agua de aquel manantial.
Llenaste hasta el borde del vino mejor
las tinajas que pude llenar
yo puse mi esfuerzo, yo puse mi afán
Tú pusiste, Jesús, lo demás.

Es muy poco Señor, lo que vengo a ofrecer
es muy poco lo que puedo dar:
mi trabajo es el agua que quiero ofrecer
y mi esfuerzo un pedazo de pan.
Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer,
es muy poco lo que puedo dar.
En tus manos mi vida yo vengo a poner
Tú ya pones, Señor, lo demás.

La gente con hambre sentada esperó
en el prado que baja hasta el mar
con cuanto tenía a Ti se acercó
un muchacho que quiso ayudar.
Tu mano en su frente feliz descansó
y en sus ojos Tu dulce mirar
él puso los peces, él puso su pan,
Tú pusiste, Jesús, lo demás.

Es muy poco...

Los hombres volvían al amanecer
muy cansados de tanto plegar;
la barca vacía, qué triste es volver
y de nuevo tener que empezar.
Salieron al agua a pescar otra vez,
Tu palabra los iba a guiar;
los hombres pusieron la barca y la red
Tú pusiste, Jesús, lo demás.

Es muy poco...


24 - Abre tus brazos

Si algún día el odio y las guerras
ya no surcan más la tierra,
será el Reino del Amor.
Todos unidos con las manos estrechadas,
alzaremos la mirada
para encontrar al Señor.

Abre tus brazos, Señor, Señor.
Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios.

Si los cañones, las granadas y las balas,
se cambiaran por palabras y por rezos al Señor.
Si la envidia, el odio y la codicia,
nuestro suelo ya no pisan
podremos vivir mejor.

Cuando los hombres suban los ojos al cielo,
encuentren allí consuelo
y alguien que les de calor.
Ya que es difícil el mundo en que vivimos,
por nuestra fe te pedimos:
abre tus brazos Señor.


25 - Yo conocí

Yo conocí,
a un buen Pastor,
era la brisa,
la luna y el sol.
Cuando El cantaba,
mi alma bailaba
y juntos éramos una sola voz.

Y cuando el lobo hambriento,
se acercaba al rebaño,
El levantaba su cayado,
y el muy cobarde se escapaba.
El daba su vida
por sus ovejas tan queridas
El se jugaba por entero,
jamás ponía ningún pero.

Y cuando caminaba
El parecía que flotaba
era tan suave su pisar
que ni la tierra lastimaba.
El era la puerta
que atravesaban sus ovejas
por donde el alma se asomaba
detrás de su sonrisa clara.

Y cuando alguna oveja
se separaba del rebaño
El la tomaba con sus brazos
y la besaba con su aliento.
El siempre contaba
que jamás recibía pagas
mientras amaba y recobraba,
mientras cantaba una canción.

Yo conocí,
a un buen Pastor
era la estrella,
un oasis una luz,
que las ovejas,
de su rebaño
lo conocían
como a un tal Jesús.


26 - Por Ti, mi Dios.

Por Ti, mi Dios, cantando voy,
la alegría de ser tu testigo, Señor.

Me mandas que cante con toda mi voz;
no sé cómo cantar tu mensaje de amor.
Los hombres me preguntan cuál es mi misión,
les digo: "Tu testigo soy"

Es fuego tu Palabra que mi boca quemó,
mis labios ya son llamas y ceniza mi voz;
da miedo proclamarla, pero Tú me dices:
"No temas, contigo estoy".

Tu palabra es una carga que mi espalda dobló,
es brasa tu mensaje que mi lengua secó:
"Déjate quemar, si quieres alumbrar;
no temas, contigo estoy".


27 - Vamos, qué esperamos.

Es el tiempo de la paz,
de buscarse y abrir las manos
de entregarse,
amor cristiano.

Vamos, qué esperamos
para darnos como hermanos.
Vamos, qué esperamos
para abrirnos a Dios.

Comprendernos, ser sinceros
y ser por fin hombre nuevo,
arrancar el egoísmo que nos ata
destruir la soberbia que es tan fuerte.

Pedir perdón,
para ser de una vez hombres valientes
dar la cara, sin temor,
ser los últimos en todo y los primeros en amor.


28 - Vuelve a casa

Señor quiero contarte,
algo que me está pasando,
en medio de este silencio,
una voz me está llamando.
Es una voz que me dice,
que le diga a mis hermanos,
con gozo y con alegría,
poniendo mi canto en alto...

Vuelve a casa, hermano mío
vuelve a casa,
que el Señor, con amor
se alegrará y te abrazará,
ya no pienses en aquello
que una vez te hizo alejar...
pues saber arrepentirse,
es querer hallar la paz.

Si yo sé que vos hermano
no estás cerca de Jesús
te invito a tomar mi mano
y marchemos tras su luz.
Canta conmigo esta letra,
carga en tu espalda la cruz
y el dolor de tus heridas
es el camino a Jesús.

Vuelve a casa...

Y ahora que todos unidos,
nos ponemos a rezar,
me doy cuenta de lo mucho
que tenemos que luchar,
pregonando al mundo entero,
convirtiendo más y más,
regalando estas palabras
por aquí y por allá.

Vuelve a casa...


29 - La canción de la Alianza

El que no ama
a Dios no ha conocido
porque a Dios en el amor
se lo conoce,
porque a Dios en el amor
se lo conoce.

Tenemos un Dios,
¡qué grande es mi Dios!
Tenemos un Dios
y Dios es amor. [bis]

El amor del Padre
entregado al mundo
se mostró en Jesús
para que creyendo,
para que creyendo
por El vivamos,
por El vivamos.

Nosotros sabemos
que hemos pasado
de la muerte a la vida
porque nos amamos,
porque nos amamos
y nos aliamos
a los hermanos.

El amor de Dios
se derramó en nosotros
por el Espíritu Santo
que a nuestros corazones,
que a nuestros corazones
ha sido enviado,
ha sido enviado.


30 - Himno a la Alegría

Escucha hermano la canción de la Alegría
el canto alegre del que espera un nuevo día.

Ven, canta, sueña cantando,
vive soñando el nuevo sol,
en que los hombres
volverán a ser Hermanos.

Si en tu camino sólo existe la tristeza,
y el llanto amargo de la soledad completa.

Ven, canta...

Si es que no encuentras la alegría en esta tierra,
búscala hermano más allá de las estrellas.

Ven, canta...


31 - Jesucristo , danos el Pan

Jesucristo danos este pan
que tu pueblo crezca en la unidad.

Siendo Dios hombre te hiciste
para poderte entregar
en la Cruz sangriento altar
donde a los hombres te diste.
Al morir te diste todo,
ofreciéndote en la cruz
y era el cielo, buen Jesús
que nos dabas de ese modo.

Cuando eres celebrado
en cada misa te das
pero ya no mueres más
porque estás resucitado.
Una vez todo te diste
y es cada misa esa vez
hasta que vuelvas después
como tú lo prometiste.

Tú Señor has visto el hambre
que tenemos de hermandad
y nos brindas la unidad
con tu cuerpo y con tu sangre.
Y tu cuerpo nos congrega
en eterna comunión
y la sangre del perdón
hasta el corazón nos llega.

Que podamos con María
en tu espíritu, Jesús
ser los hijos de la luz
más hermanos cada día.
Y estrechando nuestras manos
obedientes a tu voz
ser así el pueblo de Dios
servidor de los hermanos.


32 - Pescador de hombres

Tú, has venido a la orilla,
no has buscado
ni a sabios ni a ricos
tan sólo quieres que yo te siga.

Señor, me has mirado a los ojos,
sonriendo, has dicho mi nombre,
en la arena he dejado mi barca,
junto a Ti, buscaré otro mar.

Tú, sabes bien lo que tengo,
en mi barca
no hay oro ni espada,
tan sólo redes y mi trabajo.

Tú, necesitas mis manos,
mi cansancio
que a otros descanse,
amor que quiera seguir amando.

Tú, pescador de otros lagos,
ansia eterna
de hombres que esperan
amigo bueno que así me llamas.


33 - Si yo no tengo amor

Si yo no tengo amor,
yo nada soy. Señor [bis]

El amor es compasivo,
el amor es servicial,
el amor no tiene envidia
el amor no busca el mal.

El amor nunca se irrita,
el amor no es descortés
el amor no es egoísta,
el amor nunca es doblez

El amor disculpa todo,
el amor es caridad,
no se alegra de lo injusto
sólo goza en la verdad.

El amor soporta todo,
el amor todo lo cree,
el amor todo lo espera,
el amor es siempre fiel.

Nuestra fe, nuestra esperanza
frente a Dios terminarán
el amor es algo eterno
nunca, nunca pasará.


34 - Los caminos de este mundo

Los caminos de este mundo,
te conducen con amor
a la tierra prometida
donde siempre brilla el Sol

Y cantan los prados, cantan las flores,
con armoniosa voz, y mientras
que cantan prados y flores,
yo soy feliz pensando en Dios

Los caminos de este mundo
están llenos de amistad,
siempre hay alguien que te quiere
con cariño de verdad.

Los caminos recorridos
y los que hay que recorrer
en un gran camino unido
a la gloria van también

Los caminos de la Vida
te conducen, en verdad,
al buen Dios que te convida
a entrar en Su eternidad

 

35 - Señor , Tú lo sabes todo

Señor, Tú lo sabes todo
sabes que te quiero,
y no puedo decirte que no.

Que puede dar mi pequeñez
pero tu amor yo creceré.
Soy débil, tengo miedo de amar
serás mi roca hasta el final

Y cuando se escapa la luz
estás ahí, mi buen Jesús,
y puedo amarte
Y si no puedo alcanzar
sobre la cruz voy a trepar.

Por ser cobarde he sido infiel
sé que no soy digno de ser tu amigo.
Grande es tu amor, perdóname
de ahora en más yo quiero ser tu testigo.

Echar mis redes, lanzarme al mar,
para abrazar la inmensidad
yo no le temo a la tempestad
sobre las aguas te veo llegar.

Qué puede un simple pescador
decir cuando habla su Señor
muy dentro
decir "sí", o decir "no",
dejando todo por amor: te sigo.


36 - Misión de Apóstol

Qué misión tan bella es ser apóstol
seguir al Señor a dónde vaya
anunciar con gozo su evangelio
ser para los hombres forjadores de su paz.

Tanto nos amó que al despedirse
en la Santa Cena aquella tarde
nos dio como pan su propio cuerpo
y su sangre como vino de fraternidad.

Tanto nos amó que en el calvario
al ver a su madre a Juan le dio
a María como nuestra Madre
Madre de los hombres, Madre del Hijo de Dios.

Tanto nos amó que un Viernes Santo
clavado en la Cruz Cristo murió
en su muerte El nos dio la vida
vida de alegría, vida de hijos de Dios.


37 - El mensajero de la Paz

Es hermoso ver
bajar de la montaña
los pies del mensajero
de la paz.

El Señor envió a sus discípulos
los mandó de dos en dos...

Los mandó a las ciudades
y lugares dónde iba a ir El...

La cosecha es abundante
les dijo el Señor al partir...

Pídanle al dueño del campo
que envié más obreros a su mies...

Al entrar en una casa
saluden anunciando la Paz...

Cuando entren y no los reciban,
la Paz a ustedes volverá...

El Reino de Dios está cerca,
a todos anunciarán...

Los que a ustedes los reciban
me habrán recibido a mí...

Quien recibe mi palabra
recibe al que me envió...


38 - El Peregrino (II)

Yo soy un peregrino
que anda en busca de Dios
me han dicho que se ha escondido
detrás de su voz.

Escalé la montaña
y al cóndor le pregunté
me dijo que hace bastante
que ya no vuela con El.

Pero si Dios es tan grande
donde se pudo esconder
o si quizás se ha marchado
y ya no quiera volver.

Yo he recorrido los bosques
y las praderas también
animalitos del campo
díganme dónde está El.

Los ríos he navegado
y siete mares surqué,
sirenas dejen su canto
y digan dónde está El.

Es que si Dios se ha marchado
¿por qué lo dejamos ir?
no seamos tan insensatos
¿cómo vamos a vivir?

Quizá jugando a la guerra
a cosechando la ruin
seremos hombres sin tierra
esclavos hasta el fin.

En noche de luna llena
a una estrella pregunté,
me dijo que hace bastante
que ya no cena con El.

Pero si Dios es tan grande
dónde se pudo esconder,
o si quizás se ha marchado
tomó su capa y se fue.

Y cuando el sol se ocultaba
en mi triste corazón,
un niño que me miraba
se sonrió y se acercó.

Me dijo señor no llore,
Dios aún no se marchó,
yo lo tengo bien guardado
en mi corazón.

Si usted quiere conocerlo
tiene que ser como yo,
aunque me vea tan pequeño
en mi alma se esconde Dios.


39 - El puente

Tú conoces Señor todos mis pasos
conoces hasta el fondo de mi ser
el deseo de ser toda mi vida
un puente entre los hombres y tu amor.

Un puente que partiendo de mi nada
llegue a la orilla de tu eternidad
un puente al que todos pasar puedan
en busca de tu amor y tu amistad

No importa que el dolor de mil pisadas
dejen en él huellas ensangrentadas
yo solo quiero ser un puente divino
y que seas Tú el final de ese camino.

Señor haz que ese puente no se rompa
y que pueda servir a mis hermanos
y cuando nadie ya lo necesite
destrúyelo a tu antojo entre tus manos.


40 - No hay espinas sin rosas

Qué pena pensar que muchísimos hombres
no viven la vida porque no la ven.
Y no la ven porque miran las cosas
miran al mundo con sus propios ojos.

En cambio si la gente lo hiciera
a través del prisma del amor
aún el dolor hablaría de Dios.

Así ya lo humano pierde su color
cuando un alma se abandona a Dios.
Sobre cada lágrima nace una sonrisa
y en cada ocaso un amanecer.

La frase del mundo "No hay rosas sin espinas"
se transformará, mas bien se dirá:
"No hay espinas sin rosas" [bis]


41 - Juntos como hermanos

Junto como hermanos
miembros de una Iglesia,
vamos caminando
al encuentro del Señor

Un largo caminar
por el desierto bajo el sol,
no podemos avanzar
sin la ayuda del Señor.

Unidos al rezar,
unidos en una canción
viviremos nuestra fe
con la ayuda del Señor.

La Iglesia en marcha está
a un mundo nuevo vamos ya,
donde reinará el amor,
donde reinará la paz.


42 - Este es el tiempo de América

Este es el tiempo de América
este es tu tiempo, Señor.
Los jóvenes estamos presentes
testigos de tu gran amor.

Nuestro Padre nos llamó
a vivir en este amor
y a encontrar liberación, todos juntos.
Es la Virgen de Luján,
Madre Gaucha como no hay
que nos va a acompañar al caminar.

Una nueva humanidad
con la Iglesia ya surgió
porque Cristo es, en verdad, Hombre Nuevo.
Ante Ti, el pueblo está
oh, María, ayúdanos,
a cambiar de una vez el corazón.

Nuestras manos se unirán
a luchar contra el dolor
que hoy el pueblo está viviendo sin respuesta.
Ya no hay quién temer
pues María cuidará
a estos hijos que hoy quieren marchar.

Ya en América se ve
entre el odio y el amor
que en el pueblo está viva la Esperanza.
De saber que más allá
del dolor que hay que vivir
somos todos peregrinos hacia Ti.


43 - Iglesia peregrina

Todos unidos, formando un solo cuerpo
un cuerpo que en la Pascua nació.
Miembros de Cristo en sangre redimidos
Iglesia peregrina de Dios.
Vive en nosotros la fuerza del espíritu
que el hijo desde el Padre envió.
El nos impulsa, nos guía y alimenta
Iglesia peregrina de Dios.

Somos en la tierra semilla de otro reino
somos testimonio de amor.
Paz para las guerras y luz entre las sombras
Iglesia peregrina de Dios.

Rugen tormentas y a veces nuestra barca
parece que ha perdido el timón.
Miras con miedo, no tienes confianza
Iglesia peregrina de Dios.
Una esperanza nos llena de alegría
presencia que el Señor prometió.
Vamos cantando, El viene con nosotros,
Iglesia peregrina de Dios.

Todos nacidos en un solo bautismo
unidos en la misma comunión.
Todos viviendo en una misma casa
Iglesia peregrina de Dios.
Todos prendidos en una misma suerte
ligados a la misma salvación.
Somos un cuerpo y Cristo es la cabeza
Iglesia peregrina de Dios.


44 - Como Cristo nos amó

Como Cristo nos amó
nadie pudo amar jamás;
El nos guía como estrella
por la inmensa oscuridad.
Al partir con El el pan
alimenta nuestro amor
es el pan de la amistad, el pan de Dios

Es mi cuerpo, vengan a comer
es mi sangre, vengan a beber
porque soy la vida, yo soy el amor,
a tu amor eterno llévanos Señor.

Como Cristo nos amó
nadie pudo amar jamás;
en su pueblo es un obrero
como todos los demás.
Con sus manos gana el pan
trabajando con amor.
El conoce la pobreza y el dolor.

Como Cristo nos amó
nadie pudo amar jamás;
al morir en una cruz
nos dio su paz y libertad.
Pero al fin resucitó
por la fuerza de su amor
y salió de su sepulcro vencedor.

Como Cristo nos amó
nadie pudo amar jamás;
El nos une como hermanos
en su reino de bondad.
Para siempre junto a El
viviremos sin temor
nada puede separarnos de su amor.


45 - El cazador

Me has forjado caminante,
buscador de horizontes,
más lejanos y claros. [bis]

Señor que esté mi corazón velando ardiente
cuida que nunca me olvide de mi destino
que nunca la soberbia esté en mi frente,
mantenme como humilde peregrino,
cazador paciente, viajero en camino.

Como el cazador que asecha,
y no alcanza a su presa,
desfallezco y me caigo. [bis]

Nos veremos una aurora,
y sabré al alcanzarte,
que soy yo el alcanzado. [bis]

Como un buscador paciente,
de sus huellas amadas,
es la cruz que yo abrazo. [bis]

Si mi marcha te conmueve
alivianas mi carga,
y agilizas mis pasos. [bis]

Me persigues y es vano,
solo vivo si dejo,
la esperanza en lo alto. [bis]


46 - Id y enseñad

Sois la semilla que ha de crecer
sois la estrella que ha de brillar
sois levadura, sois grano de sal
antorcha que debe alumbrar.

Sois la mañana que vuelve a nacer
sois espiga que empieza a granar
sois aguijón y caricia a la vez
testigos que voy a enviar.

Id, amigos, por el mundo,
anunciando el amor.
Mensajeros de la vida
de la paz y el perdón.
Sed amigos los testigos
de mi resurrección.
Id llevando mi presencia
con vosotros estoy.

Sois una llama que ha de encender
resplandores de fe y caridad.
Sois los pastores que han de guiar
al mundo por sendas de paz.

Sois los amigos que quise escoger
sois las palabras que intento gritar,
sois reino nuevo que empieza a engendrar
justicia, amor y verdad.

Id, amigos...


47 - Comenzaste a hacerte pan

Comenzaste a hacerte pan en Belén
sol pequeñito en nuestra noche.
Aprendiste en Nazareth de ellos dos
el gesto manso de la entrega.

Niño que en Jerusalén te entregaste
de una vez a las cosas del buen padre.
Debe tu cuerpo crecer para poderse
ofrecer como pan a nuestro hambre.

Mi cuerpo es esto, mi sangre es esta,
que por ustedes doy.
Coman y beban, crean y vivan
que para siempre soy, soy Yo, soy Yo.

Se multiplicó tu amor se partió todos
saciados y aún sobraba.
Se mostró tu intimidad,
eres Pan que solo vive por donarse.

Noche de Jerusalén, Cristo Pan entrégate
eres Tú nuestro cordero,
cena, huerto, beso y cruz, y tu entrega
Pan Jesús, fue más fuerte que el madero.


48 - Consolad

Consolad a mi pueblo, dice el Señor,
hablad al corazón del hombre,
gritad que mi amor ha vencido
preparad el camino
que viene tu Redentor.

Yo te he elegido para amar
te doy mi fuerza y luz para guiar.
Yo soy consuelo en tu mirar
gloria a Dios.

Consolad a mi pueblo dice el Señor,
sacad de la ceguera a mi pueblo.
Yo he formado contigo
una alianza perpetua
yo soy tu único Dios.

Consolad a mi pueblo dice el Señor,
mostradle el camino de libertad.
Yo os daré fuertes alas,
transformaré sus pisadas
en sendas de eternidad.


49 - Toma mi vida

Señor, toma mi vida nueva
antes de que la espera
desgaste años en mí.
Estoy dispuesto a lo que quieras
no importa lo que sea,
Tú llámame a servir.

Llévame donde los hombres
necesiten tus palabras
necesiten mis ganas de vivir.
Donde falte la esperanza,
donde todo sea triste simplemente
por no saber de Ti.

Te doy mi corazón sincero
para gritar sin miedo
lo hermoso que es tu amor.
Señor tengo alma misionera
condúceme a la tierra
que tenga sed de vos.

Y así me marcharé cantando
por pueblos predicando
tu grandeza Señor.
Tendré mis brazos sin cansancio
tu historia entre mis labios
la fuerza en la oración.


50 - Con el alma en la palma

Señor, dame la gracia de ser
transparente contigo, conmigo y con todos.
No teniendo nada que esconder,
nada que disimular, nada que disfrazar
en mi conducta o en mis pensamientos.

Que te conozcan, que me conozcan como soy.
que así me vean los demás,
transparente es mi verdad.
Quiero ser como un libro que se lee,
con el alma en la palma
de la mano, quiero ser, quiero ser.

Quiero acabar con todas las sombras
que viven en mi alma, aceptándolas.
Es decir, aceptándome a mí misma,
tal como soy, con luces y sombras.
Quiero ser lo que me has llamado a ser.


51 - Corazón Inquieto

Corazón Inquieto, que buscas la paz,
tanteando en la oscuridad.
Quieres encontrar una Luz
que alumbre tu caminar.

Tu alma busca
donde pueda descansar en paz,
donde pueda encontrar la Verdad.
Todavía no amas, pero amas el amar;
tu alma busca
donde pueda descansar en paz.

Tarde te amé,
Hermosura tan antigua y tan nueva.
Tarde te amé,
Tú estabas dentro de mí, yo afuera.
Y por fuera te buscaba
por amor y amistad.
Ama, y haz lo que quieras. (bis)


52 - Hoy te vuelvo a encontrar

Nos volvemos a encontrar una vez más aquí,
como el día en que te conocí.
Hablabas de amar a mis hermanos, y yo te creí.

Tus palabras me llenaban de a poquito,
se metían en mí corazón,
y cuando intenté seguir tu pasos, creo que me perdí.

Y hoy te vuelvo a encontrar otra vez.
Quiero ir de tu mano hasta el fin.
No se si esta vez lo conseguiré,
al menos se que otra vez lo intentaré...
Y si me vuelvo a perder, espera,
no dejes que me aleje, Jesús.

Sé que muchas veces me cuesta encontrarte,
por quedarme en lo superficial;
y mientras aumento tus heridas, con amor me miras.

Acordate, siempre, siempre, que te quiero,
y que para siempre vas a estar,
porque desde el día en que apareciste, yo ya puedo amar.


53 - Si quieres ser feliz

Si quieres ser feliz
y amar como El nos amó,
todo depende de Ti,
Dios te ayudará, Dios te ayudará,
a encontrar el camino de la paz.

Vas en busca de tu luz,
y esa luz es el Amor;
y, al escuchar tu oración,
Dios te llevará, Dios te llevará,
y en El a un Padre encontrarás.

Sí, Dios está aquí,
lo ves con el corazón.
El nos da todo su Amor,
no te dejará, no te dejará,
porque El es tu Verdad.

Cuando sientas el dolor,
llorar tiene su valor,
pero ve junto al Señor,
te consolará, te consolará,
y te hará más fuerte en el dolor.
Dios ve tu corazón.

 

54 - Cartas de San Pablo

Si yo hablara todas las lenguas de la Tierra
pero no tengo amor,
no soy más que un bronce que repica,
címbalo que resuena.
Si tuviera el don de la profecía
conociera toda la ciencia,
si tuviera la fe de transportar las montañas,
pero no tengo amor...
No soy nada, porque un hombre,
no es hombre si no ama [bis].

Si yo diera a los pobres todos mis bienes
y entregara mi cuerpo a las llamas
pero no tengo amor, nada me sirve.
Pasarán las profecías, cesarán todas las lenguas,
las ciencias algún día acabarán,
pero el amor nunca morirá
porque todo lo cree, todo espera,
todo sufre, todo suple, busca todo lo suyo,
las cosas de la verdad [bis].


55 - En memoria tuya

Llegada la hora del retorno al Padre
sabiendo que iba camino a su cruz
reunió a sus amigos en la última cena
y nos dio su Cuerpo al Señor Jesús.

En memoria tuya Cristo Redentor
vamos a tu mesa en señal de amor.

Profundo misterio de amor y ternura
de querer quedarse antes de partir
de dejar su sangre como alianza nueva
de darla en bebida antes de morir.

"Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo".
les dijo rompiendo en su mano un pan.
"Tómenla y beban pues esta es mi sangre".
La que por ustedes he de derramar.

Y hagan lo mismo cuando se reúnan
sabiendo que un día he de retornar
para convidarlos a beber unidos
de aquel vino nuevo que el Padre ha de dar.

Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos
y aunque nada vemos nos basta creer,
el antiguo rito ha dejado paso
a su Sacramento, Misterio de Fe.


56 - Es el Señor

Es el Señor,
el que quiere que le abra mi puerta.
Es El que quiere entrar en mí.

Es el Señor,
el que me pide permiso
para poder hacerme feliz.

¿Cómo negarme,
si mi corazón solo arde
con tu voz?
Ya nunca dejes
que el pecado en mi vida me aleja
de tu amor.
Solo te dijo que sí.

A veces cuando tengo
mi mirada en Ti,
y alguna cosa me distrae,

entonces tengo miedo
y me empiezo a hundir,
pero está tu mano para salvarme.


57 - Quédate con nosotros, Señor

Quédate con nosotros Señor de la esperanza
el mundo que Tú amas hoy lucha por vivir
y aunque a veces dudamos de tu presencia en casa
no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti.

Y porque ya anochece quédate con nosotros
no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti.

Quédate con nosotros Señor de la pobreza
los pobres y los niños te quieren descubrir
porque a veces no saben que son tus preferidos
no dejes que la noche nos sorprenda sin ti.

Quédate con nosotros Señor de la justicia
los hombres no aprendemos a dar sin recibir
vivimos muchas veces una justicia falsa
no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti.

Quédate con nosotros Señor de la promesa
Tú mismo aseguraste amarnos hasta el fin
por eso humildemente volvemos a pedirte
no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti.


58 - Perdón Señor

Perdón Señor, hoy yo te ofendí
perdóname por no comprender
que me amabas antes de nacer
que me esperas ya en mi atardecer.

Perdón Señor pues no sé vivir,
de mis hermanos yo me separé
el calor de tu dulce hogar
quiero revivir, haz que vuelva a tí.

Ayúdame quiero serte fiel
resucitar contigo otra vez
y llevarte en mi caminar
por esta ciudad hacia los demás.

Igual que el sol, que al despertar
sabe que tiene mucho que brindar
yo al fin se por qué vivir
porque tu perdón fecundó mi andar.

 

59 - No hay mayor amor

No hay mayor amor
que dar la vida
No hay mayor amor [bis].

Este es mi cuerpo y mi sangre
todo esto es lo que soy.
Estaré siempre entre ustedes,
aunque parta no me voy.

No teman amigos míos
si algún tiempo no me ven,
que si entre ustedes se quieren
me verán a mi también.

El miedo no es sentimiento
que abriga el que cree en mí,
recuerden estas palabras:
"Al mundo yo lo vencí."

Les enviaré mi Espíritu
que consuela en el dolor,
alentará en la esperanza,
traerá fuego al corazón.


60 - Si rasgaras

Si rasgaras los Cielos y descendieras,
si se corriera el velo y yo te viera,
la Luz de tu mirada, me iluminaría,
y en un eterno abrazo de Amor me consumiría.


61 - Canción de meditación

Te agradezco Señor tu palabra,
te agradezco tu verbo de amor,
meditar en silencio tus cosas,
aprender lo que es el amor.

Te agradezco tu vivo silencio,
este rato para hablar con vos,
encarnarme en tu sabiduría,
y vivir tu palabra Señor.

Gracias, Gracias, Gracias Señor,
Gracias, Gracias, Gracias Señor.


62 - Me pongo en tus manos

Me pongo en tus manos, oh Señor,
te entrego toda mi vida,
no me sueltes nunca Señor,
mi fuerza eres Tú, y mi alegría.

Tú que fuiste obediente hasta la muerte,
Tú que fuiste el testigo fiel,
enséñame a cumplir hoy tu promesa
enséñame a decirte siempre amén.

Tú no has venido a ser servido,
Tú te hiciste esclavo por amor,
dame un corazón grande y sencillo,
dame un corazón de servidor.

Guarda entre tus manos mi pobreza,
guía mi camino con tu Luz,
quiero estar de pie junto a María
abrazando el leño de tu Cruz.


63 - Quiero serte fiel

Toda mi vida, quiero serte fiel
fiel en el gozo
y en el dolor también.
Demostrando al mundo
tu reinado Señor
demostrando que en tu nombre
existe el amor.

Toda mi vida, quiero serte fiel
demostrando cada día
que Tú eres el rey.
Para que los hombres
descubran que tu amor
es el camino cierto
que nos lleva al a salvación.


64 - Ven

Ven, no digas nada
deja que te hable el corazón;
El te dirá la verdad
y solamente sentirás que...

Un nuevo día florece por ti
y hasta los campos cambian de color
todo es distinto a tu alrededor
te sentirás muy feliz.

Ven, no digas nada
y en tu silencio una oración.
Dios te hará escuchar su voz
y en la alegría sentirás que...

Un nuevo día...


65 - Canción del Sea

Que sea en mí Señor,
aquello que Tú quieras,
que sea en mí Señor,
la luz de tu presencia,
que sea en mí Señor,
y en todos mis hermanos,
que sea un canto
por tu amor y con tu fe.

Que sea en mí, Señor
y en todos sea.

Que sea en mí Señor, tu sabia solidaridad
que sea en mí todo el esfuerzo y la esperanza,
que sea en mí la adoración y la alabanza,
con la alegría del encuentro y la amistad.

Que sea en mí, Señor
y en todos sea.
Sea en mí, sea en mí, sea en mí,
deja que sea en mí, Señor.

Que sea en mí tu presencia
aunque no vea,
que sea en mí tu voluntad
aunque no entienda,
que sea en mí poder sentirte
aunque no sienta,
que sea en mí toda la fuerza de tu Amor.

Que sea en mí, Señor
y en todos sea.

Quiero aprender a abandonarme en Ti,
y pronunciar el sea de tu voz,
que por siempre sea, sea en mí.

Sea en mí, sea en mí...

 

66 - Canción del Misterio y de la Paz

No volveré a vivir un día más sin paz,
sin esa paz, Señor que Tú me das.
Si el mundo no es absurdo,
es tu misterio, Dios,
mi paz nace al abrirse el corazón...

No volveré a vivir un día más mi vaciedad:
Tú eres la paz, Señor.
Qué gozo es esta fe,
la creación, por el amor,
marcha hacia Ti, Señor.

No puedo ya vivir en soledad, mi paz
si estás en el que sufre y no te ven.
Si no es vivir tu amor decir:
"Señor, Señor",
vivir es dar a todos tu calor.


67 - Hay que encender una luz

Hay que encender una luz
por pequeña que sea,
aunque tengas la noche en los ojos
y el alma desecha,
uno sabe que siempre
la paz sobrevive a la guerra,
y que sirve decir tu verdad
aunque nadie la crea.

Hay una hoja esperando
que escribas en ella
y detrás del teléfono
alguien que sufre tu ausencia
no te quedes ahí
mezquinando tu grano de arena,
porque todos veremos la luz
por pequeña que sea.

La madrugada
puede más que la que tormenta
y el color de la mañana
en el borde de la cama se sienta.
Es la vida y la muerte
lo que en este juego apuestas
cuando sales a la calle
sin miedo pateando las piedras.

Hay que intentar el amor
aunque el odio no ceda
porque el tiempo perdido
se paga en la misma moneda
y si quieres que juntos lleguemos
a ser una hoguera
es preciso que enciendas tu luz
por pequeña que sea.

La madrugada...


68 - La mañana siguiente

Tendrá que haber un nuevo día,
tendrá que haber una ilusión,
en dónde todo sea alegría,
en dónde todo sea amor.

Gracias Señor por tus heridas,
gracias también por tu perdón
Por nosotros diste la vida.,
hoy te la damos para Vos.

Veré nacer un nuevo día,
veré brillar de nuevo el sol,
veré surgir una esperanza,
renacerá la dicha, renaceremos al Amor.

 

69 - Moveremos las montañas

Se ha puesto el sol,
en la noche caminamos,
venimos del dolor pero sonreímos;
somos la semilla del día que comienza,
y forjamos con Dios nuestro destino.

Volveremos a nacer de las cenizas,
plantaremos la flor donde no hay nada,
hablaremos de amor donde haya odio,
y algún día y algún día,
moveremos las montañas.

Porque somos partidarios de la vida,
y llevamos en el pecho la esperanza,
porque somos caminantes en la noche
de los tiempos y en la noche
previvimos la mañana.

Construiremos la paz sobre la guerra,
llenaremos las casas de alegría,
llamaremos hermano a cada hombre
y será entonces que los hombres
formarán una familia.

 

70 - Tan cerca de mí

Tan cerca de mí, tan cerca de mí
que hasta lo puedo tocar
Jesús está aquí.

No busques a Cristo en lo alto
ni lo busques en la oscuridad
muy dentro de ti, en tu corazón
puedes adorar a tu Señor.

Le hablaré sin miedo al oído
le contaré las cosas que hay en mí
y que sólo a El, le interesarán
El es más que amigo para mí.

Míralo a tu lado por la calle
caminando entre la multitud
muchos no lo ven, porque ciegos son
ciegos de ceguera espiritual.

 

71 - Enciende una luz

Enciende una luz
y déjala brillar,
la luz de Jesús
que brilla en todo lugar.

No la puedes esconder,
no la puedes callar,
ante tal necesidad,
enciende una luz
en la oscuridad.


72 - Cristo nuestro amigo

A veces
en algunos días grises
cuando pierdo la esperanza
cuando no encuentro la paz
me pregunto
si es verdad que existes,
si realmente eres mi amigo,
si lo eres, ¿dónde estás?

Es ese
el momento cuando dudo
un momento de vacío
y de fría oscuridad
porque pienso
que si en verdad no existes
mi vida sería vana,
como un libro sin final.

Pero una voz siento surgir dentro de mí
que me devuelve toda mi fe
es la voz de Dios, mi amigo.
Y es esa voz que con dulzura me habla de paz,
la que me dice que Dios será
siempre nuestro amigo.

A veces
me contás que estás perdido,
que no encuentras el camino
que te devuelva la fe
y me dices
que Dios está muy lejos
que no sabes acercarte,
quieres que se acerque El.

Ahora
que ya encontré de nuevo
al Señor que me guía
y que me enseña a amar
te invito
a que intentes encontrarlo
verás que no está lejos
y que El te espera ya.

Y tú también has de escuchar la dulce voz
que te hablará llena de amor
es la voz de Dios, mi amigo.
Y es esa voz que con dulzura te habla de paz
la que te dice que Dios será
siempre nuestro amigo.


73 - Dios está aquí

Dios está aquí,

tan cierto como el aire que respiro,
tan cierto como la mañana se levanta,
tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.

Dios está en ti...
Dios está en mí...


74 - Recíbeme

Recíbeme con toda la miseria que hay en mí
con todos los deseos de seguir por tu camino.
Iluminar es hoy el reto en la oscuridad
servicio entrega en fidelidad hasta la muerte.

Hoy es tiempo de dar,
a manos llenas lo que se me dio.
Brillar hasta consumirse.
Iluminar al mundo en penumbras
hasta que no quede yo sino Tú.

No nos hiciste una lámpara
para ocultarla bajo el cenit
la llama que encendiste en mí,
la ponga yo en lo alto
y que María me ayude a decir Sí.


75 - Todo en esta vida

Todo en esta vida, es un decidir
si me voy contigo, o me quedo aquí.
Romperé los muros, de mi propia casa,
iré mar adentro y pescaré por Ti.

Hoy mi pueblo está clamando,
pide vida, pide amor
gritan mis hermanos
y llega hasta el cielo su voz.

La misión que tu me has dado
debo hacerla realidad
"Luchar por la vida,
luchar por un mundo de paz"


76 - Señor tu me conoces

Señor, tu me conoces,
tu sabes lo que siento si camino,
si me levanto o simplemente si duermo.

Señor, tu me conoces
y me sabes tan pequeño
también sabes de mis miedos,
mis caídas, mis tropiezos.

Señor, tu me conoces,
y sabes lo que siento,
lo que callo, lo que lloro,
lo que a veces no comprendo.

Señor, tu me conoces y
sabes lo que quiero,
que aunque a veces me revelo
siempre vuelvo a tu encuentro.


77 - Escúchame Dios

Señor son tus ojos
amor y ternura,
tus manos abiertas brindando amor.
Y es tu palabra la fuente de vida
que alumbra a los hombres
que están con Vos.

Escúchame Dios, escúchame Dios
yo quiero llegar, quiero llegar,
al horizonte donde haya paz.
Yo quiero seguir, quiero servir
hasta morir, hasta morir,
a los hermanos que veo en Ti.

Tu corazón llora el pecado del hombre
invoca tu nombre tu redención.
Detrás del sol tinieblas se alejan
y arrepentido yo vuelvo a Vos.


78 - Sencillamente Dios

Sencillamente Dios
el que todo lo puede hacer
el que desde el cielo
contempla este suelo
con inmenso amor.

Sencillamente Dios
que sufre al contemplar
las andanzas del hombre
que su Santo Nombre
se atreve a ignorar

Tú que estás en el cielo
y en la tierra también
Tú que escuchas mi canto
cuando te doy gracias
porque Tú eres sencillamente Dios.
El que en todas partes está
El que pasa en la brisa
o en una sonrisa
me dice aquí estoy.

Sencillamente Dios
un Dios capaz de amar
el que yo necesito
porque de infinito
es mi corazón.

Tú que estás...

79 - Alianza

Te amé con todo mi amor
te rescaté del horror
y te curé en el desierto.
Calmé tu hambre y tu sed
con juramentos sellé
un pacto de amor eterno.
Oh porque entonces te rebelaste
te apoyaste en lo que es nada y vacío
y ahora estás,
desolado,
estás perdido.

Porque no vuelves hijo mío
si está en mis brazos tu lugar
si tú conoces el camino
por qué, por qué esperar.
Por qué no vuelves pueblo mío
te abro la fuente del perdón
que resplandezca nuestra alianza
será un lazo de amor.


80 - Qué quiero mi Jesús

Qué quiero mi Jesús, quiero quererte.
Quiero cuanto hay en mí, del todo darte.
Sin tener más placer que el de agradarte
sin tener más temor que el de ofenderte. [bis]

Quiero amable Jesús abismarme
en ese dulce hueco de tu herida
y en tus divinas llagas abrazarme. [bis].

Quiero por fin en Ti transfigurarme
morir a mí, para vivir tu vida,
perderme en Ti, Jesús y no encontrarme. [bis]

Qué quiero mi Jesús, quiero quererte.
Quiero olvidarlo todo y conocerte
quiero intentarlo todo por buscarte
quiero perderlo todo por hallarte
quiero ignorarlo todo por saberte.

Qué quiero mi Jesús, quiero quererte.


81 - Tú me has seducido

Tú Señor, me has seducido y yo me dejé,
me has forzado y has sido más fuerte,
más fuerte que yo.
Pero ves Señor, ahora soy motivo de risa,
todo el día se burlan de mí,
porque yo me he enamorado de Ti.

Tú me has seducido Señor,
y yo me dejé seducir,
me has forzado
y has sido más fuerte que yo
Ahora soy solo para Ti.

Ya ves, Señor,
tu palabra ha sido humillación y sacrificios,
por eso resolví no hablar más en tu nombre
ni volverte a mencionar.
Pero había en mí,
como un fuego ardiente en mi corazón
prendido a mis entrañas,
y aunque ahogarlo
yo quería no podía contenerlo.

Tu me has fascinado Jesús,
y yo me deje enamorar,
he luchado contra Ti,
contra todo lo que siento,
pero has vencido Tú,
pero has vencido Tú.


82 - Desde que te descubrí

Desde que te descubrí
mis ojos se han llenado de esperanza,
desde que te descubrí
la noche más oscura tiene luz.

Y pienso que esta vida no es tan dura
pues siempre en realidad me ayudas Tú.
Andando de tu mano más fácil es la vida,
andando de tu mano más fácil es vivir.
En Vos tengo un amigo no dejes que lo pierda,
aumenta mi creencia porque tengo fe en Ti,
oh Dios.

Y no me importa morir
sabiendo que estaré muy cerca tuyo
que alguna vez llegará
el día en que comparta yo tu mundo.

Y creo firmemente en otra vida
colmada de plena felicidad
donde no habrá tristezas
ni llantos ni mentiras
todo será distinto,
un mundo de verdad.
Después de haber luchado,
durante un largo tiempo,
olvidaré el pasado,
y correré hacia Ti,
oh Dios.


83 - Tengo un ideal

No, ya no puedo ser,
como fui hasta ayer,
hoy debo cambiar.
Ya debo comenzar
pues para vivir tengo un ideal.

Amar, amar, morir por los demás
y así vivir y no volver atrás. [bis]

Hoy ya comprendo al fin
que debo morir
si quiero nacer.
Pues es muriendo que
al fin entraré en la eternidad.


84 - Si amo mi vida

Quiero caer en tierra y morir
sino quedaré solo
ser un grano de trigo
quiero dar mucho fruto
ser tu testigo por el mundo.

Si amo mi vida, la perderé
si doy mi vida, la ganaré.
Donde tu estás Jesús
allí estoy yo
Te sigo soy tu servidor.

Padre ha llegado la hora
glorifica tu nombre
en mi ser que muere
para que seas Tú el Rey.


85 - Lo llaman Jesús

Hay un hombre que está solo
tiene triste la mirada
con sus manos lastimadas
que no dejan de sangrar.

El sembró todas las flores
tiene muchos animales
tiene tierras tiene mares
pero vive en soledad

Lo llaman Jesús [3 veces]

Cada vez está más solo
sus hermanos lo olvidaron
sin querer lo lastimaron
y hoy se muere de dolor.

Ya cumplió más de mil años
y parece siempre un niño
al que dio tanto cariño
hoy le niegan el amor.

Lo llaman Jesús [3 veces]


86 - Tuyo Soy

Yo no soy nada y del polvo nací
porque Tú me amas y moriste por mí.
Ante la cruz sólo puedo exclamar:
tuyo soy, tuyo soy.

Toma mi mano, te pido
toma mis labios, te amo.
Toma mi vida.
Oh Padre, tuyo soy, tuyo soy.

Cuando de rodillas te miro Jesús
veo tu grandeza y mi pequeñez.
Qué puedo darte yo, todo mi ser,
tuyo soy, tuyo soy.


87 - Volved a mí

Volved a mí, yo soy tu Dios
y no tengáis ningún temor.
Yo te hablaré de Amor y Paz,
te atraeré con suavidad.
Mucho he esperado tu regreso
y hoy yo te prometo
darte mi perdón.

Convierte a mí, tu corazón
y así hallarás la salvación.
Yo borraré tu iniquidad,
a mí, tu voz, ha de alabar.
Todas tus llagas curaré
y rocío yo seré
que apague tu maldad.

Confía en mí, pues Santo soy
mi gozo es ser tu salvador.
Arráigate muy fuerte a mí,
y brotarás cual dulce vid.
Y con los cielos cantarás
mis sendas de verdad,
justicia, amor y paz.

 

88 - Nada es imposible para Ti

¿Por qué tengo miedo,
si nada es imposible para Ti?
[4 veces]

¿Por qué tengo tristeza,
si nada es imposible para Ti?
[4 veces]

Nada es imposible para ti,
nada es imposible para ti.

¿Por qué tengo duda,
si nada es imposible para Ti?
[4 veces]

Enséñame a amar,
porque nada es imposible para Ti
[2 veces]
Enséñame a perdonar,
porque nada es imposible para Ti
[2 veces]

Tú te hiciste hombre,
porque nada es imposible para Ti
[4 veces]

Tú venciste a la muerte,
porque nada es imposible para Ti
[2 veces]
Tú estás entre nosotros,
porque nada es imposible para Ti
[2 veces]

¿Por qué tengo miedo,
si nada es imposible para Ti?
[2 veces]

 

89 – Para qué me sirve

Para qué me sirve
ganar el mundo entero
ganar el mundo entero,
si te pierdo a ti.
Para qué me sirve
ganar el mundo entero
si te pierdo a ti,
si te pierdo a ti.

De nada me sirve,
de nada me sirve
ganar el mundo entero,
si te pierdo a ti.
Para qué me sirve
ganar el mundo entero
ganar el mundo entero,
si pierdo la paz.
Para qué me sirve
ganar el mundo entero
si pierdo la paz,
si pierdo la paz.

De nada me sirve,
de nada me sirve
ganar el mundo entero,
si pierdo la paz.

Para qué me sirve
ganar el mundo entero
si pierdo mi libertad,
si pierdo mi libertad.
Para que me sirve
ganar el mundo entero
si pierdo mi libertad,
si pierdo mi libertad

De nada me sirve, de nada me sirve
ganar el mundo entero, si pierdo mi libertad

De qué me sirve, ganar el mundo entero
si pierdo la alegría, si pierdo la alegría.
Para qué me sirve ganar el mundo entero
si te pierdo a ti.

De nada me sirve, de nada me sirve,
si te pierdo a ti, si te pierdo a ti.
De nada me sirve, de nada me sirve,
si te pierdo a ti, si te pierdo a ti.


90 - Estate

Estate Señor conmigo
siempre y sin jamás partirte
y cuando decidas irte
llévame Señor contigo.
Porque pensar que te vas
me causa un terrible miedo
de si yo sin Ti me quedo
de si Tú sin mí te vas.

Llévame en tu compañía
donde Tú vayas, Jesús
porque bien sé que eres Tú
la vida del alma mía.
Si tu vida no me das
yo sé que vivir no puedo
ni si yo sin Ti me quedo
ni si Tú sin mí te vas.

Por eso y más que a la muerte
temo, Señor, tu partida
y quiero perder la vida
mil veces más que perderte.
Pues la inmortal que tú das
yo sé que alcanzarla no puedo
Cuando yo sin Ti me quedo
Cuando Tú sin mí te vas.

Llévame en tu compañía
donde Tú vayas, Jesús...


91 - Canción del Sí

Llamas y me ofreces con amor
construir un mundo mejor
necesitas de mi Sí.
Quieres que te siga hasta el fin
que comprenda que sin mí
muchos quedarán sin Ti.

Sí, no solamente porque sí,
sino porque yo junto a Ti
encuentro paz, soy muy feliz.
Sí, aunque no entienda digo 'sí',
aunque no vea digo 'sí',
Tu me elegiste, siempre sí.

Sé que tu no puedes esperar,
tengo que dejar mi plan,
Tu camino vale más.
Soy la sal que Tú quisiste echar
luz que debe iluminar
me elegiste para amar.


92 - Padre me pongo en tus manos

Padre me pongo en tus manos
haz de mí lo que quieras
sea lo que sea, te doy gracias.
Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo
con tal que tu voluntad se cumpla en mí.

No deseo nada más
te confío mi alma
te la doy con todo el amor
del que soy capaz.
Porque te amo, necesito darme
ponerme en tus manos, porque eres mi padre.

No deseo nada más...

 

93 - Transparencia

Dame tu transparencia,
oh fuente de todo, fuente de la vida.
Dame tu transparencia,
el deseo claro tu estable armonía.
No dejes que preocupen mi alma en exceso,
las nubes que tienen que cruzar mi cielo;
dame ojos limpios,
corazón más creyente y más bueno.
(2 veces)

Dame tu transparencia,
oh fuente del ser, fuente de hermosura;
Dame tu transparencia,
creativas mis manos, mansas y seguras.
Lava mi corazón del mal que lo enturbia,
mi amor sea un arroyo de aguas profundas;
dame alma de niño,
transparente a la mirada tuya. (2 v.)

Dame tu transparencia,
oh fuente de amor, fuente de la gracia;
Dame tu transparencia,
recta la intención y fiel la palabra.
Devuelve la inocencia que perdió el pecado,
la estable certeza de saberme amado,
dame tu presencia,
agua viva que limpia mi barro. (2 v.)

 

94 - Callemos Hermanos

Callemos hermanos y vuelva el silencio
que ya hemos perdido el don de escuchar;
y en este tumulto de nuestras palabras,
somos incapaces de escuchar a Dios.

Callemos hermanos y que hable el Señor.

Los hombres llevamos mil máscaras vanas
para no encontrarnos con nuestra verdad.
Tememos mirarnos de frente a los ojos
y al ver lo que somos, tener que cambiar.

Callemos hermanos y que hable el Señor.

 

95 - Al despertar

Al despertar, encuentro en mí
oh Señor, ganas de vivir.
Al abrir, mis ojos ya
descubro que tu amor
se me ha dado una vez más.

Gracias Señor, por este nuevo día
por esta nueva luz.
Por despertar en mí,
el deseo de brindarme
y cambiar mi dolor por tu amor.

Te ofrezco hoy, todo lo que soy
mis tristezas, mis alegrías.
Todos mis esfuerzos,
que se vuelvan a Ti
y no importe nada de mí.

Gracias Señor...


96 - El que pierde su vida la encuentra

Quien pierde su vida por Mí,
la encontrará, la encontrará, la encontrará.

Quien deja su padre por Mí, su madre por mí,
me encontrará, me encontrará.

No tengas miedo. No tengas miedo.
Yo estoy aquí, Yo estoy aquí.

Quien deja su tierra por Mí,
sus bienes por Mí, sus hijos por mí, me encontrará.

No tengas miedo.
Yo conozco a quienes elegí, a quienes elegí.

Quien pierde su vida por Mí,
la encontrará, la encontrará, la encontrará.


97 - Mil consejos

Mil consejos voy a darte
pero no sirven de nada
todo depende de ti,
no importa si estás cansado.

Debes seguir adelante
aunque te humille la gente
aunque te quemen los pies
cuando el piso esté caliente.

No se si pueda servirte
no se si pueda ayudarte
pero ten siempre presente
que mi mano voy a darte.

Mil veces vas a caerte
y otras mil van a tirarte
pero lo más importante
es que puedas levantarte.

Cuando tu sol se te esconda
y no haya ideas brillantes
no debes bajar los brazos
debes seguir adelante.

Cuando se apague tu luz
cuando estés agonizando
Cristo ha muerto en la cruz
para que sigas caminando.


98 - Hombre

Cierto día un hombre estuvo aquí
de mirar tan tierno y dulce que nunca se vio
en su canto había una oración
nunca se escuchó otra canción como la de Él.
Solamente hablaba Él de amor
todo gesto suyo era de amor y paz
Él traía en su corazón.

Él por esos campos caminó
entre las montañas predicó el amor mayor,
y la luz brilló en la oscuridad
y el sol nació en cada corazón que comprendió
que además de esta vida acá
existe otra vida más allá, y así,
al renacer, morir no es el fin.

Todo lo que Él aquí dejó
no pasó y siempre va a existir
por esos lugares que él pisó
dio el camino cierto a seguir.

Yo se que algún día volverá
que en los mismos campos buscará lo que sembró
cosechar los frutos que plantó
llorar por la semilla que murió sin florecer
pero aún es tiempo de plantar
hacer dentro de sí la flor del bien, crecer,
para esperar cuando Él regrese aquí.

 

99 - Vale la pena

Señor ahora que estás aquí
quisiera hablarte de frente
contarte lo que viví
dejar llorar al silencio
tenerte cerca de mí
pues necesito tu ayuda
por eso quédate aquí.

Señor no encuentro la solución
que no me traiga problemas
me invade la indecisión
quisiera hallar las palabras
que siempre tenga razón
pues necesito tu ayuda
por eso quédate aquí.

Señor vale la pena seguir
vale la pena jugarse
vale la pena sentirse vivo.
Señor, nunca te apartes de mí
que este momento sea eterno
para que vivan aquí en mí.

Señor yo quiero un mundo mejor
quiero un mundo diferente
un mundo sin depresión
un mundo lleno de puentes
lleno de cartas de amor
pues necesito tu ayuda
por eso quédate aquí.

 

100 - Consagración de una alma Joven

Esa flor que vi en el campo
y el sol de ese atardecer
me hablaron de tu belleza, Señor
y entonces te quise ver.
Y por eso, por eso Oh Señor,
te adoré, te adoré en silencio.

Y los ojos de mi amigo
brillando de amor sincero
me hicieron imaginar
el poder de tu "Te quiero"
y por eso, por eso Oh Señor
te adoré, te adoré en silencio.

Pero dimensión de amor
como la cruz de tu Hijo
no podía imaginar
fue tu amor el dolor vivo
y por eso, por eso Oh Señor
me entregué, me entregué en silencio.


101 - Nadie te ama como yo

Cuánto he esperado este momento,
cuánto he esperado que estuvieras aquí,
cuáanto he esperado que me hablaras,
cuánto he esperado que vinieras a mí.

Yo sé bien lo que has vivido,
yo sé bien lo que has llorado,
yo sé bien lo que has sufrido,
pues de tu lado no me he ido.

Pues nadie te ama como yo,
pues nadie te ama como yo,
mira la cruz
esa es mi más grande prueba,
nadie te ama como yo.

Pues nadie te ama como yo,
pues nadie te ama como yo,
mira la cruz,
fue por ti, fue porque te amo,
nadie te ama como yo.

Yo sé bien lo que me dices
aunque a veces no me hablas.
Yo sé bien lo que en ti sientes
aunque nunca lo compartas.

Yo a tu lado he caminado
junto a ti siempre yo he ido
y aún a veces te he cargado
yo he sido tu mejor amigo.


102 - Si conocieras el Don de Dios (HG)

Si conocieras cómo te amo,
si conocieras cómo te amo,
dejarías de vivir sin amor.
Si conocieras cómo te amo,
si conocieras cómo te amo,
dejarías de mendigar cualquier amor.
Si conocieras cómo te amo,
cómo te amo,
serías mas feliz.

Si conocieras cómo te busco,
si conocieras cómo te busco,
dejarías que te alcanzara mi voz.
Si conocieras cómo te busco,
si conocieras cómo te busco,
dejarías que te hablara al corazón.
Si conocieras cómo te busco,
cómo te busco,
escucharías más mi voz.

Si conocieras cómo te sueño,
si conocieras cómo te sueño,
me preguntarías lo que espero de ti.
Si conocieras cómo te sueño,
si conocieras cómo te sueño,
buscarías lo que he pensado para ti.
Si conocieras cómo te sueño,
cómo te sueño,
pensarías más en Mí.


103 - No pongáis los ojos

No pongáis lo ojos
en nadie más que en El.

Porque sólo El te puede guiar...
Porque sólo El te puede liberar...
Porque sólo El te puede perdonar...
Porque sólo El el cielo te dará...
Porque sólo El la paz te puede dar...
Porque El es camino, es vida y es verdad...


104 - Oración Simple

Hazme un instrumento de tu paz.
Donde haya odio lleve yo tu amor,
donde haya injuria, tu perdón
Señor, donde haya duda, fe en ti.

Hazme un instrumento de tu paz.
Que lleve la esperanza por doquier.
Donde haya oscuridad lleve tu luz;
donde haya pena, tu gozo Señor.

Maestro
Ayúdame a nunca buscar
querer ser consolado,
como consolar,
ser comprendido
como comprender
y ser amado, como yo amar.

Hazme un instrumento de tu paz,
y es perdonando que nos das perdón,
y es dando a todos,
que Tú te nos das,
muriendo es que volvemos a nacer.


105 - Más cerca oh Dios

Más cerca oh Dios de Ti,
más cerca si
aunque sea una cruz
que me lleve a Ti.

Si tiende al sol la flor
si el agua busca el mar
a Ti mi solo bien
yo he de buscar.

Yo creo en Ti, Señor,
yo creo en Ti,
Dios vivo en el altar
presente en mí.

Si ciegos al mirar,
mis ojos no te ven;
yo creo en Ti Señor,
aumenta mi fe.

Más cerca oh Dios de Ti,
más cerca si,
aunque sea una cruz
que me lleve a Ti.

Será mi canto así
más cerca oh Dios de Ti.
Más cerca oh Dios de Ti.
Más cerca si.


106 - Me quieres amar

Me quieres amar, no me puedo negar.
Tú eres la Luz que brilla en mi oscuridad.

Y sé que tal vez yo te vuelva a negar.
y sé que mi cruz yo tendré que cargar,
pero si me caigo, me vas a levantar.
Me has dado más de lo que pude esperar,
sigues esperando que te ame a pesar
de mi pecado y mi miseria, me quieres amar.

Me quieres amar, no me puedo negar.
Sólo tu Amor mi corazón puede colmar.


107 - Nos hiciste para Ti

Señor, nos hiciste para Ti,
y nuestro corazón está inquieto,
hasta que descanse en Ti, Señor,
hasta que descanse en Ti.

 

108 - Hay una fuente en mí

Hay una fuente en mí,
que está brotando,
que está fluyendo,
dentro de mí.

Es un río de alabanza
y de adoración,
dirigido hacia Ti, Señor Jesús,
recíbelo.


109 - Quédate Señor

Quédate Señor, ya cierra la noche,
quédate aquí Señor con nosotros.

Danos la paz, danos tu amor
la noche jamás caerá.
Queda Señor, nos llevarás
por las rutas del mundo Señor.

Te llevaremos a los hermanos
que van perdidos por los caminos.
Quiero confiarte mis pobres manos
quiero entregarte toda mi vida.


110 - No tengamos miedo a nada

No tengamos miedo a nada: ¡adelante,
a vivir, a dar y trabajar!
La verdad que defendemos es de todos
y queremos hacerla triunfar.

Y si se quiere triunfar
nunca se debe olvidar
que lo primero es amar. [bis]

El Señor nos quiere fuertes y valientes,
para dar la cara sin temor;
pues el mundo necesita que lo ayuden
nosotros daremos el empujón.

Lucharemos todos juntos y podremos
de la nada un mundo renovar.
No olvidemos que el cristiano tiene vida,
tiene luz y debe iluminar.


111 - Aunque marche por la oscuridad

Aunque marche por la oscuridad
nada he de temer,
porque Tú conmigo vas
mi pastor que me hace sosegar.

Tú que me conduces
a tus fuentes de paz.
Tú me has bautizado
por tu senda voy.

Tú que me preparas
la mesa en el altar.
Tú me das la copa
rebosando está.

Tú bondad conmigo
llega hasta el final.
Y mi vida entera
para Ti será.

 

112 - Un nuevo Sol

Una tierra que no tiene fronteras
sino manos que juntas formarán
una cadena más fuerte
que la guerra y que la muerte
lo sabemos el camino es el amor.

Un nuevo Sol se levanta
sobre la nueva civilización que nace hoy.
Una cadena más fuerte
que el odio y que la muerte
lo sabemos el camino es el amor.

Una patria más justa y más fraterna
donde todos construyamos la unidad
donde nadie es desplazado
porque todos son llamados
lo sabemos el camino es el amor.

La justicia es la fuerza de la paz
el amor quien hace perdonar
la verdad, la fuerza
que nos da la liberación
lo sabemos, el camino es el amor.

El que tiene comparte su riqueza
y el que sabe no impone su verdad
el que manda entiende
que el poder es un servicio
lo sabemos el camino es el amor.

El progreso se alcanza con trabajo
y que el hombre se pueda realizar
que a la casa del pobre
llegue el pan y la alegría
lo sabemos el camino es el amor

Es mi hermano aquél que está a mi lado
todos hijos del Dios que nos creó
porque El ha venido
a la tierra para unirnos
lo sabemos, el camino es el amor.


113 - Resurrección II

Porque aún tengo vida, te pido que vivas
porque los caminos, a veces se estiran
y se angostan al final,
donde cuesta caminar
donde te clavas la espina.

Porque aún tengo fuerzas,
te pido que aguantes
porque no estás solo, sólo te encerraste
fabricaste una prisión,
donde nunca ha entrado el sol
que vos mismo te tapaste.

Te llamo desde acá
quiero que resucites
te quiero ver caminar
salir de tu escondite.

Quiero que veas el sol, la vida y a Dios
rompiendo el cascarón,
saliendo de la cueva,
encontrarás la prueba,
de que Dios existe de que Dios está.
Y que jamás te abandonó...
ni lo hará.

 

114 - Jesús te seguiré

Jesús te seguiré,
donde me lleves iré.
Muéstrame ese lugar donde vives,
quiero quedarme contigo allí.

Escuchando tu palabra algo nuevo nació en mí.
Es que nunca nadie nos había venido a hablar así.
Ahora veo claro, la verdad está en Ti.
Aleluya, gloria al Señor.

Hoy he visto a los leprosos sanos y a los ciegos ver.
Hasta el pan multiplicaste para darnos de comer.
Oh maestro mío, todo lo haces bien.
Aleluya, gloria al Señor.

Hoy he visto como se aman los que viven junto a Ti.
Hace tiempo que sediento había querido amar así.
Ahora veo que tu amor viene hacia mí.
Aleluya, gloria al Señor.


115 - Rendid a Yahvé

Rendid a Yahvé santos del Señor,
gloria y poder al que hace la creación,
rendid honor al glorioso nombre del Señor,
¡y adoradle en su santo esplendor!

Sobre los mares resuena la voz de Dios.
Glorioso es Dios su voz hace temblar.
¡Qué poderosa es la voz del Altísimo!
Su voz descuaja los cedros del Líbano.
La voz del Señor lanza llamas de fuego.
Sacude los bosques la voz del Altísimo
y en su santuario gritan ¡gloria!

Sentado está Dios sobre la tempestad,
sentado está Yahvé cual Rey eterno,
la fuerza da al que pone su confianza en El,
Yahvé bendice a su pueblo con paz.


116 - Cristo vale la pena

Yo sé que me necesitas
que necesitas mi amor,
me llamas para que luche
en este mundo de hoy.

Yo sé que diste la vida
para nuestra salvación,
hoy quiero amar sin medida
quiero jugarme por vos.

Cristo vale la pena
luchemos con fe.
María será la estrella
que nos guíe hasta El.

María dame la fuerza
para poderles mostrar
a todos mis hermanos
lo hermoso que es amar.

Para poder con mis labios
tu palabra proclamar
haz de mí un instrumento
y así tu amor sembrar.

Cristo vale la pena...


117 - María de Nazareth

María de Nazareth, María me cautivó,
hizo más fuerte mi fe y por hija me adoptó.
A veces yo me pongo a pensar
y sin percibirlo me pongo a rezar
y mi corazón se pone a cantar
a la Virgen de Nazareth.
La niña que Dios amó y escogió
como Madre de Cristo, el Hijo de Dios,
María que el pueblo entero eligió
del cielo Madre y Señora.
María, mujer de fe,
María de puro Amor;
no hay nadie igual a Usted,
Madre de mi Señor.
En cada mujer que la tierra creó,
un trozo de Dios María dejó
un sueño de madre María plantó
para que el mundo encontrara paz.
María que hizo a Cristo hablar,
María que enseñó a Jesús caminar,
María que sólo vivió para El,
Madre del Pueblo fiel.

 

118 - María de Nazareth (II)

María de Nazareth,
María me cautivó.
Hizo más fuerte mi fe,
y por hijo me adoptó.
A veces yo me pongo a pensar
y sin percibir me pongo a rezar,
y mi corazón se pone a cantar
a la Virgen de Nazareth.

La niña que Dios amó y escogió
para Madre de Cristo, el Hijo de Dios,
María que el Pueblo entero eligió,
del Cielo, Madre y Señora.

María, mujer de fe,
María del puro amor,
no hay nadie igual a Usted,
Madre de mi Señor.

En cada mujer que la Tierra creó
un trazo de Dios, María dejó,
un sueño de Madre, María plantó
porque el mundo encontrara paz.


119 - María mírame

María mírame, María mírame,
si tú me miras, Él también me mirará
Madre mía mírame, de la mano llévame,
tan cerca de Él, que ahí me quiero quedar
María cúbreme con tu manto
que tengo miedo, no sé rezar
que por tus ojos misericordiosos,
tendré la fuerza, tendré la paz
María mírame, María mírame...
Madre consuélame de mis penas,
Es que no quiero, ofenderle más
Que por tus ojos misericordiosos,
Quiero ir al cielo, y verlos ya
María mírame, María mírame,...


120 - Santa María del Camino

Mientras recorres la vida
tú nunca solo estás,
contigo por el camino
Santa María va.

Ven con nosotros a caminar
Santa María, ven.

Aunque te digan algunos
que nada puede cambiar,
lucha por un mundo nuevo,
lucha por la verdad.

Aunque parezcan tus pasos
inútil caminar,
tú vas haciendo caminos
otros los seguirán.

121 - Ave María


Ave María,
traes al mundo el amor;
Madre de los peregrinos,
Madre del pueblo de Dios.

María de la esperanza
de la humildad y el amor,
atiende nuestras palabras,
escucha nuestra oración.

Ave María...

Hay muchos que se olvidaron
de la verdad y el amor,
hay muchos que están perdidos,
buscando la luz del sol.

Ave María...

Hay pueblos que están en guerra
y almas que no tienen luz,
María tu pueblo implora
que nazca otra vez Jesús.

Ave María...


122 - Feliz de Ti , María

Feliz de ti, María
hija santa de Israel
toda la antigua alianza
revive nuestra fe.

Queremos hoy honrarte
como el mismo Dios te honró
y queremos amarte
como Jesús te amó.

Feliz de ti, María
que creíste al Señor
se cumplirá en tu vida
la voluntad de Dios.

Feliz de ti, María
santa, pura y virginal,
Dios mismo se ha prendado
de tu fidelidad

Feliz de ti, María,
que engendraste al Salvador
eres aún más dichosa
por tu obediencia a Dios

Feliz de ti, María
Dios te puso por señal
para anunciar al mundo
la redención total.


123 - Dulce Doncella

Estamos vivos y vivimos
amarte es nuestro destino
aunque este viaje es distinto
sólo hay un solo camino.
Llegar a vos...

Solo quedó hierba seca
por donde antes pisamos
hoy hay flores de pureza
pues hacia Ti caminamos.
Espéranos...

Dulce doncella te seguiré
tú eres mi estrella, te alcanzaré
yo sé que sí...

En la ruta de mis días
el viaje fue muy pesado
hasta que hallé una doncella
y así juntos caminamos.
Para llegar...

Me demostró que en la vida
el amor es necesario
el que hasta ayer se evadía
al puente al fin ha llegado.
Lo cruzará...

Dulce Doncella...

A veces se siente sola
por los que aún no han llegado
pero no los abandona
sus huellas les va dejando.
Las seguirán...

El amor que nos ha dado
es la mejor comprensión
la irrealidad fue pasado
el presente es nuestro Dios.
Que está al final...

Dulce Doncella...


124 - María de Nazareth

Dulce muchacha humilde de Palestina
a vos para ser Madre Dios te eligió,
y cuando desde el cielo te mandó un ángel
para pedir tu consentimiento
vos le dijiste: "su esclava soy" [bis]

Por eso voy a darte mi corazón,
y cantando repetiré tu nombre
María de Nazareth [bis].

Fue tu materna espera luz de esperanza
hasta que el gurisito nació en Belén
y vinieron los pobres y peregrinos
para adorarlo y El sonreía,
Dios con nosotros, el Emanuel [bis].

En aquel tallercito de carpintero
Dios aprendió el oficio del buen José,
y vos yendo y viniendo de la cocina
guardabas cosas dentro del alma
que te sirvieran para después [bis].

Viendo a morir a tu hijo en el Calvario
te hiciste madre nuestra junto a la cruz
y quedaste esperando porque sabías
que volvería resucitado,
de entre los muertos, tu buen Jesús [bis].

Ahora que en cuerpo y alma estás en el cielo,
sentimos tu plegaria junto al Señor,
y que vas caminando con el que sufre,
con el que llora, con el que sueña
con la justicia, con el amor [bis].


125 - María

Era como la mañana
y con ella amanecía
ese sol que al mirarla
en sus brazos se dormía.

Ella, ella es, ella es María

Ella acunaba en su cuerpo
al niño que salvaría
a los hombres y mujeres
que le entregaran su vida.

Luego al sufrir la muerte
de ese hijo al que amaba
llevó en su silencio al mundo
la verdad de sus palabras

Dame tus fuerzas María
para que pueda encontrar
el camino que en su vida
El nos quizo señalar.


126 - Madre

Creciendo junto a Ti
descubrí la verdad
la pureza y la paz.
Me enseñaste a seguir
me enseñaste a vivir
en un mundo de injusticia y soledad.

Guiaste nuestra juventud
sed de vida y esperanza
respuesta sincera al mañana.
Fuerza capaz de crear
y hacer un todo de la nada.

Madre que cuando pasen los días
tus enseñanzas perduren
que el mundo no me abrume
y que pueda levantarme en la caída
invocando tu presencia
que da vida.

Que el miedo de las cosas
no acalle el silencio de tu amor.
Ayúdame a forjar un camino
donde no exista el odio, la mentira ni el rencor.
Dame tu mano hermano
para que junto con nuestra Madre
curemos todas las heridas
con fe, esperanza y perdón
despertando siempre con una sonrisa.


127 - Virgen Nazarena

Virgen Nazarena, muéstranos a Jesús
nadie supo amarlo como Tú,
Madre del silencio háblanos del Señor,
déjanos entrar en tu oración.

Conservabas todo dentro de tu corazón,
fiel al hombre, fiel a Dios,
Madre nuestra, María del Señor.

María del Huerto guíanos sin temor,
tras los pasos del Hijo de Dios,
servidora atenta enséñanos a guardar,
la palabra ardiendo hasta el final.

Madre de los pobres, mira nuestro dolor,
oye el grito sordo de quienes no tienen voz,
Tierra prometida, engéndranos otra vez,
a la vida queremos volver.

 

128 - María (II)

Una entre muchas fue la escogida
fuiste tu María la elegida
Madre del Señor, Madre del Salvador.

María,
llena eres de gracia y consuelo
ven a caminar con el pueblo,
nuestra Madre eres tú.

Ruega por nosotros, pecadores en la tierra,
Ruega por el pueblo que en Dios espera,
Madre del Señor, Madre del Salvador.


129 - Junto a ti María

Junto a Ti María
como un niño quiero estar
tómame en tus brazos
guíame en mi caminar.
Quiero que me eduques
que me enseñes a rezar
hazme transparente,
lléname de paz.

Madre, Madre, Madre, Madre. [bis]

Gracias, Madre mía
por llevarnos a Jesús,
haznos más humildes,
tan sencillos como tú.
Gracias, Madre mía
por abrir tu corazón,
porque nos congregas
y nos das tu amor.


130 - Madre del Señor

Desde que el mundo fue creado
Tú ya estabas elegida
para ser Madre de Dios.
Estaría la Gracia contigo,
el pecado no tocaría
tu dulce corazón.
Nadie se imaginaba
que una mujer tan sencilla
sería Madre del Señor.
Tú, María Nazarena,
esclava siempre fuiste,
esclava del Señor.

María tú eres
ejemplo de amor.
Eres simplemente
la Madre de Dios.

Cuando estabas en el calvario
sentías que se partía en dos tu corazón.
Pero tu ya lo sabías
que algún día El se iría
para estar junto a Dios.
Con su último aliento
Jesús te nombró la madre
de toda la humanidad
y ahora somos tus hijos,
por eso te pedimos
que nos guíes en la verdad.


131 - La Virgen de Guadalupe

La Virgen de Guadalupe,
estrella de la mañana,
ojos negros, piel morena
mi Virgencita Americana.
Protectora de los pobres,
crisol de todas las razas,
transformaste a nuestra tierra
en Continente de Esperanza.

Juan Diego no se explica, cómo pudo pasar,
la Reina de los Cielos lo vino a visitar.
Está llorando el indio, el rosal floreció,
Dios le ha dado una madre de su mismo color.

Ya no son enemigos indio con español,
a través de su gracia la Virgen los unió.
A través de los siglos, aún perdura esa fe
de América que grita que quiere renacer.


132 - Bendita sea tu pureza

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza,
a ti Celestial Princesa,
Virgen sagrada María,
Yo te ofrezco en este día:
Alma, vida y corazón.
Mírame con compasión
no me dejes Madre mía,
morir sin tu bendición
sería mi perdición.

Hoy todo el pueblo te canta,
mi niña, mi niña linda,
también yo quiero cantarte
un lindo canto de amor.

Hoy todo mi ser
lo pongo a tus pies
por ti llegaré
a Jesús contemplar,
Oh Virgen gaucha
te vengo a pedir
que vos nunca me dejés.


133 - María música de Dios

Me quedé sin voz
con qué cantar
y mi alma vacía
dormida se quedaba.
Y pensé para mí:
"Me pondré en sus manos,
manos de Madre,
me dejaré en su amor."

Y Tú, María,
hazme música de Dios
y Tú, María
anima tú las fuerzas de mi alma.
Aleluya. Amén.

María acompaña
tú mi caminar
Yo solo no puedo,
ayúdame a andar.
Y pensé para mí:
"Me pondré en sus manos,
manos de Madre,
me dejaré en su amor."

Y Tú, María...


134 - Tus ojos color miel

Quiero tener tus ojos color miel,
saber mirar de frente y hasta el fondo ver.
Aprender a sonreír junto a la cruz,
y en tu nombre descubrir la canción de Dios.

María, tu nombre es como el sol,
llamando a los hombres,
a alabar a Dios,
nombre del Amor.

Quiero amar a Dios, como vos lo amás,
pedirle que en mí
se cumpla sólo su voluntad.
De rodillas alabarlo en el dolor,
y en mi canto darle gracias por su amor.


135 - Madre (lenta)

Madre, hoy quiero hablarte una vez más,
estar cerca de tu corazón, junto a vos.
Y quiero contarte que ya estoy
en la lucha diaria por lograr la santidad.

Quiero que tú me vayas guiando
por ese camino que escogí, ser como el Padre.
Pero tengo miedo de caer,
y en la oscuridad no ver, pero Madre, tú estarás allí.

El mal va dejando huellas tras de sí,
pero el joven quiere construir un mundo nuevo,
donde el hombre tenga que luchar
para que Cristo pueda reinar junto a su Padre.

Ser respuesta para el mundo es la misión,
y yo, Madre, me consagro a vos, por entero.
Sos la Reina de mi corazón, Madre humilde esclava del Señor,
hazme fuerte en la Alianza de amor.


136 - En la postrera Cena

En la postrera Cena,
antes de su Pasión
dijo el Señor las frases
de la Consagración

"Tomad, este es Mi Cuerpo
esta Mi Sangre es
que por el mundo entrego,
Misterio de la Fe."

Después hacia el Calvario
para morir marchó
y en una Cruz clavado
Su Sangre derramó.

Católicos hermanos
sedientos de Su amor
en Su memoria hagamos
lo que El nos ordenó.

Comamos de Su Carne
que es Pan de Eternidad,
bebamos de Su Sangre
la Vida Celestial.


137 - Virgen India

Virgen morenita, Virgen milagrosa,
Virgen morenita, te elevo mi cantar.
Son todos en el valle devotos de tus ruegos,
son todos peregrinos, Señora del lugar. (bis)

Virgen morenita, india fue tu cuna,
porque india tú naciste por la Gracia de Dios.
Así somos esclavos de tu bondad divina,
así somos esclavos de tu infinito amor. (bis)

Así será, Virgen mía,
mereces el respeto y la veneración.
Por eso yo te canto, hoy te elevo mi plegaria
y pido que escuches mi ruego por favor. (bis)

Virgen morenita, santa inmaculada,
Virgen morenita, Señora del lugar;
tú gozas del respeto y cariño de tus hijos,
así los peregrinos te rezan en tu altar. (bis)

Virgen morenita, india te llamamos,
porque india tú naciste por la Gracia de Dios.
Así somos esclavos de tu bondad divina,
así somos esclavos de tu infinito amor. (bis)


138 - Ejemplo

Ejemplo fue un sí que dio María,
un sí que lo dio todo, un sí que dio la vida.
Y fue creer en el Amor divino
lo que le dio la fuerza para seguir el camino.

Aquí estoy, oh, María,
dame tu mano, tómame la mía.
Haz que tus pasos sean mis pasos, siempre,
que tu alegría pueda ser la mía.

En el hermano encontramos el mensaje
del Cristo que tú amaste, del Cristo que enviaste.
Hoy te pedimos bendigas nuestras almas,
bendigas nuestros pasos, también nuestras palabras.


139 - Ven, Señor

Ven, Señor, no tardes,
ven que te esperamos,
ven, Señor, no tardes,
ven, pronto, señor.

El mundo muere de frío, el alma perdió su calor,
los hombres no son hermanos, porque han matado al amor.

Envuelto en noche sombría, gime el mundo de pavor,
va en busca de una esperanza, buscando Tu Fe, Señor.

(est.)

Al mundo le falta vida y le falta corazón,
le falta Cielo en la Tierra, si no lo riega Tu Amor.

Rompa el Cielo su silencio, baje el rocío a la flor.
Ven, Señor, no tardes tanto, ven pronto, Señor.


140 - Despertemos , llega Cristo

Despertemos, llega Cristo, ven Señor.
Acudamos a su encuentro,
ven Señor

La iglesia espera tu venida ven Señor
y llena de alegría canta:
ven Señor

Palabra eterna y creadora, ven Señor
a renovar todas las cosas
ven Señor

Imagen de la luz eterna, ven Señor
a iluminar nuestras tinieblas,
ven Señor

Verdad y vida encarnada ven Señor
a responder a nuestras ansias,
ven Señor.

Pastor y rey de nuestro pueblo, ven Señor
a conducirnos a tu Reino
ven Señor.


141 - Te Alabo

Aún en las tormentas
aún cuando arrecia el mar,
te alabo, te alabo en verdad.
Aún lejos de los míos,
aún en mi soledad,
te alabo, te alabo en verdad.
Pues solo a Ti te tengo,
Tú eres mi Heredad,
te alabo, te alabo en verdad.
Aún sin muchas palabras,
aunque no sé alabar,
te alabo, te alabo en verdad.


142 - Una vez más rezaré

Una vez más rezaré,
de rodillas me pondré
y yo sé que una vez más
El me perdonará

Te diré que lucho en vano
que pequé, que soy humano,
y yo sé que una vez más
El me perdonará

Para un Dios que conoció la tentación
del amigo la traición
yo no dudo me perdone
Dios mi amigo.

Yo vi sufrir a mi hermano
y no le tendí la mano,
puede ser que una vez más
Tú me perdones.

Lo vi solo y desahuciado
y yo los brazos cruzados
puede ser que una vez más
Tú me perdones.


143 - Invitación a la Alabanza

Escuchadme, hijos piadosos,
alaben las obras del Señor,
Canten un cantar, bendigan al Señor,
engrandezcan Su Nombre,
Con cítaras tocad, con sus labios recitad;
¡Glorias y Alabanzas al Señor!

Qué hermosas son las obras del Señor,
a su tiempo se ejecutarán,
ya no hay que decir, ¿qué esto? o ¿para qué?
pues todo lo creado tiene un fin.
Aclamen al Amor, de nuestro creador,
denle gracias al Señor.

Su mirada abarca la eternidad,
nada puede escapar a sus ojos.
Con todo el corazón, alaben al Señor
por Su Providencia.
Himnos cantad, los brazos elevad,
bendiciendo al Señor.

144 - Cantemos al amor de los amores

Cantemos al Amor de los Amores
cantemos al Señor,
Dios está aquí, ¡venid adoradores,
adoremos, a Cristo Redentor!

¡Gloria a Cristo Jesús,
cielos y tierra, bendecid al señor
honor y gloria a Ti, rey de la gloria
amor por siempre a Ti
Dios del Amor!

Unamos nuestra voz a los cantares
del Coro Celestial,
Dios está aquí, al Dios de los Altares
alabemos con gozo angelical.


145 - El Señor es mi fortaleza

El Señor es mi fortaleza
y en él me alegraré.
Sólo sus ojos miraré,
en el confío no he de temer.

El Señor es mi fortaleza
el Señor es mi canción.
El nos da la salvación,
en él confío no temo más.


146 - Te adoramos Hostia divina

Te adoramos Hostia divina,
Te adoramos Hostia de amor.
Tú del ángel eres delicia,
Tú del hombre eres amor.

Te adoramos Hostia divina
Te adoramos Hostia de amor.
Tú del fuerte eres dulzura,
Tú del débil eres vigor.

Te adoramos Hostia divina
Te adoramos Hostia de amor.
En la vida eres consuelo
y en la muerte dulce solaz.


147 - Oh, Víctima inmolada

Oh, Víctima inmolada
por nuestra redención
de cuyas llagas brotan
las aguas del perdón.

Con mis frecuentes culpas
mil veces te ofendí
perdona mis pecados
y ten piedad de mí.

¡Oh, cuánto amor respira
tu abierto corazón!
Tu muerte fue mi vida,
Tu cruz mi Salvación.


148 - Cuerpo y Sangre de Jesús

Cuerpo y sangre de Jesús, Pan de Vida,
cáliz del Señor en la Eucaristía.

Redimidos por Su amor, bautizados en Su muerte,
renovemos las promesas antes de comer
Su Cuerpo y Su Sangre.

El Espíritu de Dios confirmó nuestro Bautismo,
y hoy imprime en nuestras almas
el sello de unión de la Eucaristía.

Como granos de la vid, como granos de la espiga,
un cuerpo todos formamos
en la gran unión del amor cristiano.

Por la carne de Jesús Dios nos hace de su raza,
y en el pueblo de elegidos
somos parte fiel de su sacerdocio.

Esta mesa fraternal que nos nutre en el destierro
es figura del banquete
que nos reunirá con Cristo en el Cielo.


149 - Alabado sea el Santísimo

Alabado sea el Santísimo
Sacramento del altar
y la Virgen concebida
sin pecado original

Celebremos con fe viva
Este pan angelical
y la Virgen concebida
sin pecado orignal.

Es el Dios que da la vida,
y nació en un portal,
de la Virgen concebida
sin pecado original

Es el manjar regalado
de este suelo terrenal
es Jesús Sacramentado
Dios eterno e inmortal.


150 - Vine a alabar a Dios

Vine a alabar a Dios,
vine a alabar a Dios
vine a alabar su nombre,
vine a alabar a Dios.

El llegó a mi vida
en un día muy especial
cambió mi corazón
por un nuevo corazón
y esa es la razón
por la que digo que:
vine a alabar a Dios.

Vine a alabar a Dios...


151 - Ven a mi casa esta Navidad

Tú que estás lejos
de tus amigos
de tu tierra y de tu hogar
y tienes pena,
pena en el alma
por qué no dejas de pensar.

Tú que esta noche
no puedes
dejar de recordar,
quiero que sepas
que aquí en mi mesa
para Ti tengo un lugar.

Por eso y muchas cosas más
ven a mi casa esta Navidad.

Tú que recuerdas
quizás tu madre
o a un hijo que no está,
quiero que sepas
que en esta noche
El te acompañará

No vayas solo
por esas calles
queriéndote aturdir,
ven con nosotros
y a nuestro lado
intenta sonreir.

Tú que has vivido,
siempre de espaldas
sin perdonar ningún error,
ahora es momento
de reencontrarnos
ven a mi casa por favor.

Ahora es tiempo
de que charlemos
pues nada se perdió
en estos días
se olvida todo
y nada sucedió.


152 - Zamba de Navidad

Navidad, Navidad
mañana será Navidad.
Esta noche es la Nochebuena,
mañana será la Navidad [bis].

Niño Dios, Niño Dios,
Niño Dios de los changuitos,
que como ellos muy pobrecito
en un ranchito vas a nacer [bis].

Navidad por el salitral
que alegre llegó,
que alegre se irá,
dejando a los pobres changos
mucha dulzura en el corazón.

Suenen ya, suenen ya,
las campanas en la iglesia,
y los changos mirando al cielo
esperando al Niño que ha de nacer [bis].

Llega ya, llega ya,
montado en una estrellita,
llega ya el niñito bueno
a los pobres changos a consolar [bis].


153 - Si cada día es Navidad

Si cada día es Navidad,
si cada día nace Dios,
nace la paz al corazón
que sabe abrirse a los demás.

Cuando acompañas al amigo
que marcha solo en el camino,
cuando iluminas las tinieblas,
del que va en busca de una estrella.
Tu corazón florecerá
en una nueva Navidad [bis].

Si cada día es...

Cuando tú sientas sin falsía
del bien ajenos la alegría
cuando sus lágrimas tú sientas,
y los compartas plenamente.
Tú corazón florecerá...

Si cada día es...


154 - Vamos Pastorcillos

Vamos Pastorcillos, Vamos a Belén,
que en Belén acaba Jesús de nacer (Bis)

Vamos Pastorcillos, vamos a Belén,
que Dios a nacido para nuestro bien (Bis)

Esta feliz nueva, debemos honrar
y llenos de gozo a Dios alabar (bis)

Pobre humilde nace, nuestro redentor
temblando de frío por el pecador. (Bis)

Suenen las campanas, cante el corazón
todos a ser buenos que Cristo nació. (Bis)


155 - Niñito de Belén

El Niño Dios ha nacido
allá lejos en Belén,
vendrán los Reyes a verlo
y los pastores también.
El Niño Dios ha nacido
allá lejos en Belén.

Ay Niñito de Belén,
ruega por todos
y por mí también.

Los Reyes le traen oro,
los pastores, su bondad.
y una estrellita del cielo,
plata del cielo le da.
Los Reyes le traen oro,
los pastores, su bondad.

Su padre como lo mira,
su madre, llorando está,
quizá que llore sabiendo
tormentos que ha de pasar.
Su padre como lo mira,
su madre llorando está.


156 - Noche anunciada

Noche anunciada, noche de amor,
Dios ha nacido, pétalo en flor,
todo es silencio y serenidad,
paz a los hombres, es Navidad.
Angeles canten sobre el portal,
Dios ha nacido, es Navidad.

En el pesebre, mi Redentor
es mensajero de paz y amor
cuando sonríe se hace la luz
y en sus bracitos crece una cruz.

Esta es la noche que prometió,
Dios a los hombres y ya llegó.
Es Nochebuena, no hay que dormir,
Dios ha nacido, Dios está aquí.


157 - Noche de Paz

Noche de Paz, noche de amor
todo duerme en derredor,
entre los astros que expanden su luz,
brilla anunciando al niñito Jesús,
brilla la estrella de Paz [bis].

Noche de amor, noche de Paz,
Jesús nace en un portal,
llene la tierra la paz del Señor,
llene las almas la gracia de Dios,
porque nació el Redentor [bis].

Noche de Paz, noche de amor,
todo canta en derredor,
clara se escucha la voz celestial,
llamando al hombre al pobre portal,
Dios nos ofrece su amor [bis].


158 - Jesús

Te miro a los ojos, entre tanto llanto,
parece mentira que te hayan clavado,
que seas el pequeño que yo acunaba
el que se dormía tan pronto en mis brazos.
El que se reía al mirar al cielo
y cuando rezaba se ponía serio.

Sobre este madero veo al pequeño
que entre los doctores hablaba en el templo
que cuando pregunté, respondió con calma
que de los asuntos de Dios se encargaba.
El mismo niño, el que está en la cruz
el Dios de los hombres, se llama Jesús.

Ese mismo hombre, ya no era niño
que en aquella boda, le pedí más vino
que dio de comer a un millar de gente
y a pobres y enfermos los miró de frente.
Rió con aquellos a quienes más quiso
y lloró en silencio al morir su amigo.

Ya cae la tarde, se nublan los cielos
pronto volverá a su Padre eterno,
duérmete pequeño, duérmete mi niño
que yo te he entregado todo mi cariño.
Como en Nazareth, aquella mañana
he aquí tu sierva, he aquí tu esclava.


159 - Cueca de los ramos

Corten ramas, tiendan mantas
batan palmas de alegría
viene llegando el Señor
a cumplir las profecías.
Hosanna.

Hombres de Jerusalén,
que nadie se quede en casa
en homenaje al Señor
orgullo de nuestra raza.
Volvió Lázaro a la vida,
hoy lo grito y no lo niego;
los panes multiplicó,
volvió la luz a los ciegos.

Chicos de Jerusalén,
entonen vivas y hosannas;
las voces de los changuitos
resuenan como campanas.
Por qué será que el Señor
se ha detenido en el muro,
está llorando en silencio,
tal vez piensa en mi futuro.

¡Qué se callen insensatos!
claman rostros bien huraños
doctores que ven airados
escaparse sus rebaños.
No se preocupen muchachos
es día de fiesta y canto,
si ustedes cierran la boca
las piedras gritarán alto


160 - Las siete palabras

Jesús, nazareno, Rey de los judíos.
Jesús de las siete palabras y un grito.

Corazón, amigo. Corazón herido.
Corazón de Cristo Jesús,
yo confío en vos. (bis)

Perdónalos Padre no saben lo que hacen.
Dios mío por qué, me abandonaste.

Ahí está tu Madre, ahí está tu hijo.
Conmigo estarás hoy en el Paraíso.

Dijo: "Tengo sed", lanzó un fuerte grito.
"En tus manos Padre yo pongo mi espíritu".

Todo está cumplido, y entrega su aliento.
Y emana agua y sangre del costado abierto.


161 - Profecías

Ya está cerca en venir aquel
que nos va a explicar
sin violencias ni gritos
paz para este mundo traerá.

Caminando vendrá a ofrecer
lo que siempre faltó
es el Hijo del Hombre
paz para este mundo traerá.

De dónde viene, cómo se llama
nadie lo sabe, ni yo lo sé.

No me importa su nombre, no,
ni cómo nacerá
lo importante es que viene,
trae la oportunidad.

Mucho más fácil es creer,
mucho más que matar,
por ser hombre soy tonto
busco fe dónde no está.

Las cosas predichas
ya se han cumplido
hoy yo las predigo y se cumplirán.


162 - El Huerto

Señor el huerto aquél donde Tú rezabas
con gran dolor se transformó.
Ha dado frutos, ha dado amor
pues Tú lo regaste con el sudor
que te provocó el peso del pecado
hasta dejarte a Ti desangrado.
Allí tu muerte había comenzado
para salvar a la humanidad
y al mismo hombre que te ha matado
para que nazca tu gran verdad.

Señor que día a día te traicionamos
perdónanos, perdónanos.
Perdona todos nuestros pecados
perdona nuestras faltas de amor
hacia el amigo, hacia el hermano
hacia el que sufre, hacia el dolor
de todo nuestro género humano
sin distinción de edad ni color.
Perdona cuando no te escuchamos,
perdón por todo, perdón Señor.

Señor somos cobardes y te negamos
porque no tenemos valor.
Pues no entendemos que ser cristianos
quiere decir morir por Vos,
por el amigo, por el hermano,
por el que sufre, por el dolor
de todo nuestro género humano
sin distinción de edad ni color.
Perdón pues nuestra cruz rechazamos,
perdón por todo, perdón Señor.


163 - A Jesús Crucificado

No me mueve, mi Dios, para quererte,
el Cielo que me tiene prometido;
ni me mueve el infierno tan temido,
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, mi Dios, muéveme el verte,
clavado en una cruz, y escarnecido;
muéveme ver Tu Cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, Tu Amor y en tal manera,
que, aunque no hubiera Cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera,
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tiene que dar porque te quiera;
porque aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera,
lo mismo que te quiero te quisiera.


164 - Esperamos contra toda esperanza

Hoy al fin tenemos que seguir
esperando en paz,
esperamos contra toda esperanza.
Y es así que todo va a cambiar, resucitarás
esperamos contra toda esperanza.

Vos Sos la vida, Sos la paz,
vos Sos nuestra esperanza.
Sos el camino para andar,
Sos fuerza y Sos confianza.

No aflojar, seguirte hasta el final, tu cruz abrazar.
Esperamos contra toda esperanza.
Esperar también es transformar
un sueño en realidad.
Esperamos contra toda esperanza.

Al saber que vos vas a volver a resucitar,
esperamos contra toda esperanza.
Al sentir Jesús que estás aquí esperándonos,
esperamos contra toda esperanza.

 

165 - Getsemaní

Para que mi amor no sea un sentimiento
tan solo de deslumbramiento pasajero.
Para no gastar mis palabras más mías
y vaciar de contenido mi te quiero.

Quiero hundir más hondo mi raíz en ti
y cimentar en solidez este mi afecto.
Pues mi corazón que es inquieto y es frágil
sólo acierta si se abraza a tu proyecto.

Más allá de mis miedos,
más allá de mi inseguridad
quiero darte mi respuesta
aquí estoy para hacer tu voluntad
para que mi amor sea decir que sí,
hasta el final.

No es en las palabras, ni es en las promesas
donde la historia tiene su motor secreto.
Sólo en el amor en la cruz madurado,
el amor que mueve a todo el mundo entero.

Hazme comprender, Señor, tu amor tan puro
amor que persevera en cruz, amor perfecto.
Hazme serte fiel cuando todo sea oscuro
para que mi amor no sea un sentimiento.

Duerme en su sopor y temen en el huerto
ni sus amigos acompañan al maestro.
Si es hora de cruz, es de fidelidades
pero el mundo nunca puede aceptar ésto.

Pongo mi pequeña vida entre tus manos
por sobre mis seguridades y mis miedos.
Y para elegir tu querer y no el mío
hazme en Getsemaní fiel y despierto.


166 - Ustedes son mis amigos

Hijos míos,
voy a estar poco tiempo entre ustedes.
Me buscarán
más donde voy no podrán venir;
les doy un mandamiento nuevo,
ámense unos a otros
así como los amé.
En eso todos verán,
que ustedes son mis amigos [bis].

El que me ama
cumplirá todas mis palabras.
Y mi Padre lo amará
y vendremos a El.
Les dejo la paz, les doy mi Paz,
no cómo le da el mundo.
No teman ni se acobarden,
oyeron lo que les dije.
Me voy pero volveré. [bis]

Ya no son
como el siervo que ignora su dueño,
conocen ya
lo que mi Padre me ha dicho a mí.
Ustedes son mis amigos
si hacen lo que les mando,
recuerden que los amé,
no me eligieron a mí.
Soy yo quien los ha elegido. [bis]

167 - La peregrinación

A la huella, a la huella, José y María,
por las pampas heladas, cardos y hortigas.

A la huella, a la huella, cortando campos,
no hay cobijo ni fonda, sigan andando.

Donde naces, florcita, que estás creciendo,
palomita asustada, grillo sin sueño.

A la huella, a la huella, José y María,
con un Dios escondido, nadie sabía.

A la huella, a la huella, los peregrinos,
préstenme una tapera, para mi niño.

A la huella, a la huella, soles y lunas,
los ojitos de almendra, piel de aceituna.

Ay burrito del campo, ay buey barcino,
mi niño está viviendo, háganle sitio.

Un ranchito de quinchas sólo me ampara,
dos alientos amigos, la luna clara.


168 - El Peregrino de Emaús

¿Qué venías conversando?
me dijiste, buen amigo;
y me detuve asombrado
a la vera del camino.
¿No sabes lo que ha pasado
allá en Jerusalén?
De Jesús de Nazareth
a quien clavaron en la cruz,
por eso me vuelvo triste
a mi aldea de Emaús.

Por el camino de Emaús
un peregrino iba conmigo
no lo conocí al caminar
ahora sí, en la fracción del pan.

Van tres días que se ha muerto
y se acaba mi esperanza.
Dicen que algunas mujeres
al sepulcro fueron al alba.
Pedro, Juan y algunos otros
hoy también allá buscaron.
Mas se acaba mi confianza
no encontraron a Jesús
por eso me vuelvo triste
a mi aldea de Emaús.

Hizo seña de seguir
más allá de nuestra aldea
y la luz del sol poniente
parecía que muriera.
Quédate forastero,
ponte a la mesa y bendice
y al destello de su luz
en la bendición del pan
mis ojos reconocieron
al amigo de Emaús.


169 - Triunfo de la vida

Viene la Magdalena
por el sendero,
hay una tumba abierta
y un jardinero.
Alguien dice su nombre
y la Magdalena
siente que se terminan
todas sus penas.

Este es el triunfo lindo,
muerte vencida,
triunfo de Dios y el hombre
triunfó la vida.

Juan y Pedro corriendo hacia su gente
llevan la gran noticia del Dios viviente.
Venga Tomás y toque llagas y heridas,
créale a los demás, crea en la vida.

Hacia Emaús conversan los dos vecinos,
mientras se acerca a ellos un peregrino.
Cuando se parte el pan, anochecido,
hay un Cristo viviente reconocido.

Larga noche sin pesca y los pescadores
echan redes cansadas de sus labores,
Qué cantidad de peces, cruje la quilla,
es el Resucitado, que está en la orilla.


170 - Suenen campanas

Suenen campanas, suenen tambores
suenen guitarras y hosannas a Dios.
Renace el día, surge la luz
cantemos hermanos un himno a Jesús.

Porque Cristo resucitó [3 veces]

Canta el ave, brinca el ganado
toda tristeza ya es del pasado.
Hoy la alegría inunda a los hombres
del chico al más grande, del rico al más pobre.

Porque Cristo resucitó [3 veces]

Un hombre nuevo surge en el mundo
hay en las cosas un cambio profundo.
Pascua de Cristo, resurrección
paso del hombre a la vida de Dios.

Porque Cristo resucitó [3 veces]

Desde hoy la muerte ha sido vencida
y es nuestra fe un canto a la vida.
Suenen campanas, suenen tambores,
suenen guitarras y hosannas a Dios.

Porque Cristo resucitó [3 veces]


171 - Yo tengo un gozo en el alma

Yo tengo un gozo en el alma
¡grande!
gozo en el alma, ¡grande!
gozo en el alma y en mi ser.
Aleluya, Gloria a Dios.
Es como un río de agua viva,
río de agua viva,
río de agua viva en mi ser.

Ama a tu hermano,
y alaba a tu Señor [bis]
Da gloria a Dios, gloria a Dios,
gloria a El.
Ama a tu hermano y
alaba a tu Señor.

Con alegría,
alaba a tu Señor [bis]
Da gloria a Dios, gloria a Dios,
gloria a El.
Con alegría, alaba a tu Señor.

No te avergüences
y alaba a tu Señor [bis]
Da gloria a Dios, gloria a Dios,
gloria a El.
No te avergüences y alaba a tu Señor.

Ama a María,
y alaba a tu Señor [bis]
Da gloria a Dios, gloria a Dios,
gloria a El.
Ama a María y alaba a tu Señor.

 

172 - Esta es la luz de Cristo

Esta es la luz de Cristo
yo la haré brillar [3 veces]
Brillará, brillará, sin cesar.

Soy cristiano y esa luz
yo la haré brillar...

Nunca la ocultaré
yo la haré brillar...

Toma hermano esta luz
y hazla tu brillar...


173 - Vive el Señor

Tenemos una buena nueva para darte,
la muerte ha sido vencida por nuestro Señor,
y esta vida también es para vos.

Vive el Señor, entre nosotros.
Vive el Señor, en cada uno.
Vive el Señor.

Esta alegría es honda nunca se acaba,
animate y seguilo, El no defrauda.
Es que vale la pena jugarse por El.


174 - El Dios de la Vida

Somos un nuevo Pueblo,
gestando un mundo distinto,
los que en el amor creemos,
los que en el amor vivimos.
Llevamos este tesoro
en vasijas de barro,
es un mensaje del Cielo
y nadie podrá callarnos.
Y proclamamos un nuevo día,
porque la muerte ha sido vencida.
Y anunciemos esta noticia,
hemos sido salvados por el Dios de la Vida.

En el medio de la noche,
encendemos una luz,
en el nombre de Jesús.

Sembradores del desierto,
buenas nuevas anunciamos,
extranjeros en el mundo,
que no entiende nuestro canto.
Y aunque a veces nos cansamos,
nunca nos desanimamos,
porque somos peregrinos,
y es el amor nuestro camino.
Y renunciamos a la mentira,
vamos trabajando por la justicia.
Y rechazamos toda idolatría,
sólo creemos en el Dios de la Vida.

Que nuestro mensaje llegue
más allá de las fronteras
y resuene en todo el mundo,
y será una nueva tierra.
Es un canto de victoria,
más allá de las heridas,
alzaremos nuestras voces
por el triunfo de la Vida.
Y cantaremos con alegría,
corazones abiertos, nuestras manos unidas.
Celebraremos con alegría,
porque está entre nosotros el Dios de la Vida.


175 - Ven Espíritu desde el Cielo

Ven Espíritu desde el cielo, ven, ven,
Ven Espíritu desde el cielo, envíanos tu luz.
Ven ¡Oh Padre de los pobres!, ven, ven
da tus dones a los hombres, llénalos de tu Verdad
Ven, ven, tu consuelo envíanos
ven, ven, da la paz al corazón

LLega al fondo de mi vida, luz profunda invádenos,
del dominio del pecado líbranos, Señor;
limpia todo lo manchado, riega nuestra sequedad
guía a todo el que buscando va, ven y sánanos
Ven, ven y por dentro enciéndenos,
ven, ven, da la paz al corazón

Al esfuerzo sé Tú el premio, alegría y salvación
Ven Espíritu desde el cielo, ven Espíritu de Amor
Ven, ven y por dentro enciéndenos
ven, ven haznos como quiere Dios.


176 - Ven , Espíritu Santo Creador

Ven, Espíritu Santo Creador,
ven a habitar hoy en tus hijos,
e ilumina nuestro pobre corazón
con el resplandor de tu gracia celestial.

Espíritu Paráclito de Dios,
altísimo Don de los cielos,
fuente de vida eterna, fuego, caridad,
fortalécenos con tu espiritual unción.

Ven a nosotros, Septiforme Don,
Dedo de la diestra del Padre,
Sabiduría infinita del Señor,
guíanos hasta la plena verdad de Dios.

Enciende con tu luz nuestro sentir,
infunde tu amor en nosotros,
aleja Tú el pecado y toda tentación
de tus fieles, con la fuerza de tu poder.

Al enemigo puedas Tú vencer
dándonos la paz duradera,
condúcenos en esta lucha espiritual
para que logremos evitar todo mal.

Danos al Padre eterno conocer
y a nuestro Señor Jesucristo;
que en ti, que de los dos procedes por amor,
con sincera fe podamos siempre creer.

A Dios el Padre demos gloria,
y al Hijo que ha resucitado,
y a ti, oh Santo Espíritu consolador,
hoy y siempre en la eterna felicidad.
Amén.

 

177 - Espíritu Santo, ven

Espíritu Santo, ven.
Espíritu Santo, ven.

Si Tú no vienes,
nos faltarán las alas para la plegaria,
desgastaremos el silencio y las palabras,
si en lo escondido, tu voz no clama.
Si Tú no vienes,
será imposible el abrazo del reencuentro
con el hermano que la ofensa puso lejos,
si Tú no enciendes de nuevo el fuego.
Pero si vienes a recrearnos
y con tu soplo das vida al barro,
como un artista, irás plasmando
un rostro nuevo de hijos y hermanos.
Por eso, ven...

Si Tú no vienes,
nuestra mirada será ciega ante tu rastro,
la poca fe dominará lo cotidiano,
si no nos donas el ser más sabios.
Si Tú no vienes,
y no sacudes con un viento nuestra casa,
y con un sello de profetas nos consagras,
tendremos miedo, si no nos cambias.
Pero si vienes, y en el silencio
del alma escribes renglones nuevos,
entre nosotros se irá escribiendo
la historia cierta del nuevo Reino.
Por eso, ven...

 

178 - Si el Espíritu de Dios

Si el Espíritu de Dios se mueve en mí,
yo creo Señor en Ti (bis).
Yo creo, yo creo,
yo creo Señor en Ti (bis).

- Yo espero...
- Yo amo...
- Yo hablo...
- Yo vivo...
- Yo crezco...
- Yo canto...

Amén puedo decir.


179 - Ven, Espíritu de Dios

Ven, Espíritu de Dios,
inúndame de amor,
ayúdame a seguir.
Ven y dame tu calor,
quema mi corazón,
enséñame a seguir.

Ven, Espíritu de Dios,
ven a mi ser, ven a mi vida.
Ven, Espíritu de Amor,
ven a morar, ¡Maranathá!

Hoy la vida que me das,
te invoca en mi dolor,
y clama, Ven Señor.
Ven y cambia mi existir,
transforma mi penar
en glorias hacia Ti.

 

180 - Espíritu Santo ven

Espíritu Santo, ven aquí;
Espíritu Santo, sobre mí.
Quiero vivir, quiero ser feliz
con tu poder dentro de mí.

Ahora sé lo qué es vivir;
puedo reír, puedo cantar.
Ahora sé que yo puedo amar
con tu poder dentro de mí.

Hermano si querés vivir
la Gloria de Nuestro Señor,
acepta pues esta bendición
que será tu Salvación.


181 - Secuencia del Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo
y envía desde el Cielo
un rayo de tu luz.

Ven Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones,
ven a darnos tu luz.

Consolador llendo de bondad,
dulce huésped del alma,
suave alivio para el hombre.

Descanso en el trabajo,
templanza en las pasiones,
alegría en nuestro llanto.

Penetra con tu santa luz
en lo más íntimo
del corazón de tus fieles.

Sin tu ayuda divina
no hay nada en el hombre
nada que sea inocente.

Lava nuestras manchas,
riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.

Suaviza nuestra dureza,
enciende nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.

Concede a tus fieles
que en Ti confían
tus siete sagrados dones.

Premia nuestra virtud,
salva nuestras almas
danos la eterna alegría.


182 - Oh Señor, envía tu Espíritu

Oh Señor, envía tu Espíritu
que renueve la fe de la tierra

Oh Señor, que mi alma te bendiga.
Oh Dios tú eres grande
vestido de esplendor y belleza.

Sobre el agua construyes tus moradas,
oh Dios, en las alturas
y en la alas del viento tú caminas.

 

183 - Soplo de Dios viviente

Soplo de Dios viviente
que en el principio cubriste el agua.
Soplo de Dios viviente
que fecundaste la Creación.

Ven hoy a nuestras almas
infúndenos tus dones
soplo de Dios viviente
oh Santo Espíritu del Señor

Soplo de Dios viviente
por quien el Hijo se hizo Hombre.
Soplo de Dios viviente
que renovaste la Creación.

Soplo de Dios viviente
por quien nacemos en el bautismo.
Soplo de Dios viviente
que consagraste la Creación.


184 - Marcha de Pentecostés

Hoy tu espíritu Señor
nos congrega en la unidad
nos da fuerzas para andar
renovados en tu amor.

Santo espíritu de Dios
de la paz y de la Luz
que nos das a conocer
el misterio de Jesús.
Ven al fin a saciar
nuestra sed de paz.

Este mundo en su dolor
clama ardiendo de ansiedad,
que tu espíritu Señor
lo conduzca a la verdad.
Ven al fin a reinar
cambia al mundo ya.

Ni la carga de la cruz
nuestras fuerzas rendirá
la alegría que Tú das
nadie nos ha de quitar.
Ven al fin a gritar
en mi voz: Amén.


185 - Gloria (I)

Gloria a Dios en el Cielo y en el tierra paz a todos los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos.

Te glorificamos, te damos gracias Señor, Dios
Rey Celestial, Dios Padre Todopoderoso,
Señor, Hijo Único Jesucristo.

Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre.

Tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestras súplicas.
Tu que estás sentado a la derecha del Padre
ten piedad de nosotros.
Porque solo Tú eres Santo, solo Tú Señor,
solo Tú altísimo Jesucristo
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre. Amén. Amén.


186 - Gloria (II)

Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra tengan paz,
aquellos que ama el Señor, los de buena voluntad;
te alabamos, te bendecimos, te adoramos, glorificamos,
te damos gracias, Señor, por la inmensa Gloria tuya;
Señor, Dios Rey de los cielos, Padre Todopoderoso,
Señor Jesús, Hijo Unico, Santo Cordero de Dios,
Tú que quitas el pecado, demuestra tu compasión,
Tú que quitas el pecado, escucha nuestra oración,
Tú que reinas junto al Padre, envíanos tu perdón,
porque sólo Tú eres Santo, Tú sólo el mismito Dios;
con el Espíritu Santo, en la Gloria del Señor,
en la Gloria del Señor, amén, amén.

Gloria a Dios en el cielo
y en la tierra paz a los hombres

Te alabamos, te bendecimos,
te damos gracias, Señor.

Te adoramos, glorificamos,
por tu inmensa Gloria, Señor.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo,
Gloria al Espíritu Santo.

Amen.


187 - Gloria (Misa Criolla)

Gloria a Dios
en las alturas
y en la Tierra
paz a los hombres
paz a los hombres (paz)
paz a los hombres (paz)
que ama el Señor,
que ama el Señor. [Bis]

Te alabamos
te bendecimos
te adoramos
glorificamos [Bis]

Te damos gracias (3 veces)
por tu inmensa gloria
Señor Dios Rey Celestial.

Dios Padre Todo poderoso
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre.

Tu que quitas el pecado del mundo
ten piedad de nosotros.

Tu que quitas el pecado del mundo
atiende nuestras súplicas.

Tu que reinas con el Padre
ten piedad... de nosotros.

Gloria a Dios
en las alturas
y en la tierra
paz a los hombres (paz)
paz a los hombres (paz)
que ama el Señor. [Bis]

Porque Tú
solo eres Santo
solo Tú
Señor tú solo [Bis]

Tú solo Altísimo Jesucristo
Tú solo Altísimo Jesucristo
Con el Espíritu Santo
Con el Espíritu Santo

En la gloria, de Dios Padre
Amén, amén, amén.
Amén.


188 - Gloria (Catena)

Gloria a Dios en el Cielo
y en la Tierra paz a los hombres
y en la Tierra paz a los hombres
que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos.
Te glorificamos, te damos gracias.
Señor Dios, Rey Celestial,
Dios Padre Todopoderoso.

Gloria...

Señor, Hijo Unico Jesucristo,
Señor Dios, Cordero de Dios,
Hijo del Padre.

Tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros.
Tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica.
Tú que estás sentado la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros.

Gloria...

Porque sólo Tú eres santo,
sólo Tú Señor.
Sólo Tú Altísimo Jesucristo,
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre.

Amén, amén.


189 - Gloria correntino

Gloria a Dios en las alturas
y en la tierra tengan paz
aquellos que amen al Señor
los de buena voluntad,
te alabamos, te bendecimos,
te adoramos, te glorificamos,
te damos gracias Señor
por la inmensa gloria tuya.

Señor Dios Rey de los Cielos
Padre Todopoderoso, Señor Jesús
Hijo único, Santo Cordero de Dios.
Tú que quitas el pecado
demuestra tu compasión,
Tú que quitas el pecado
escucha nuestra oración.

Tú que reinas junto al Padre
envíanos tu perdón
porque Tú solo eres santo
Tú sólo el mismito Dios,
con el Espíritu Santo
en la gloria del Señor [bis]
Amén, Amén.


190 - Gloria al Rey

Gloria al Rey, Rey santo y justo,
Gloria al maestro, en su trono de Sion.
Digno Maestro, digno de alabanzas,
santo, santo, honra y gloria a Ti.


191 - Gloria (nt1)

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra que haya Paz,
que se derrame a los hombres que tengan buena voluntad.

Quiero que mi vida sea,
que aunque no estés te vea,
quiero vivir en ti.

Gloria a Vos, Jesucristo, nos diste la salvación,
y a tu Pueblo, la esperanza de vivir en el amor.

Gloria al Espíritu Santo, fuerza, templanza y valor,
dulce huésped del alma, alivia nuestro dolor.


192 - Gloria, gloria, Aleluya (nt2)

Gloria, gloria aleluya [3 veces]
en nombre del Señor.

Cuando sientas que tu hermano
necesita de tu amor
no le cierres tus entrañas
ni el calor del corazón.
Busca siempre en tu recuerdo
la palabra del Señor:
"mi ley es el amor".

Cristo dijo que quien llore
su consuelo encontrará
quien es limpio y quien es pobre
será libre y tendrás paz.
Rompe pronto tus cadenas
eres libre de verdad
empieza a caminar.


193 - Gloria de Dios (nt3)

No sé cómo alabarte
ni qué decir Señor.
Confío en tu mirada
que me abra el corazón.

Toma mi pobre vida
que sencilla ante Ti,
quiere ser alabanza
por lo que haces en mí.

Gloria, gloria Dios [4 veces].

Siento en mí tu presencia
soy como Tú me ves,
bajas a mi miseria
me llenas de paz.

Indigno de tus dones,
más por tu gran amor
tu Espíritu me llena
gracias te doy Señor.

Gracias por tu palabra,
gracias por tu amor,
gracias por nuestra Madre,
gracias te doy Señor.

Gracias por mis hermanos,
gracias por el perdón,
gracias porque nos quieres
juntos en Ti, Señor.


194 - Aleluya (I)

Busca primero el reino de Dios
y su perfecta justicia
y lo demás añadido será
Aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya.


195 - Aleluya (II)

Oí una voz que me llamaba
que me decía ven a mí.
Hoy vi una luz en mi camino
hoy mi destino conocí.

Santo, Santo Aleluya
Santo, Santo es el Señor
Aleluya, Aleluya.
Santo, Santo es el Señor


196 - Aleluya (III)

Canten alegres, canten a Dios,
habitantes de toda la Tierra,
sirvan a Dios con alegría,
es nuestro Padre, El nos dió la vida.

Aleluya, Gloria, Aleluya (4 veces)

 

197 - Aleluya (IV)

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya,
¡Gloria al señor!

Por tu Palabra, Aleluya,
¡Gloria al Señor, Aleluya!


198 - Salmo 99 (Cantad alegres)

Cantad alegres, cantad a Dios
habitantes de toda la tierra.
Servid a Dios con alegría,
venid a El con regocijo.

Aleluya, gloria Aleluya [4 veces]

Reconoced que Yahvé es Dios,
El no hizo y no nosotros mismos.
Pueblo suyo, suyo somos
y ovejas de su prado.

Entrad por sus puertas
con acción de gracias
por sus atrios con alabanzas
alabadle, bendecid su nombre.

Porque el Señor, el Señor es bueno
y para siempre su misericordia
y su Verdad, su Verdad por todas
por todas las generaciones.

 

199 - Aleluya (múltiple)

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, gloria al Señor.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, gloria al Señor.
Gloria al Señor, aleluya, gloria al Señor, aleluya,
gloria al Señor, aleluya, gloria al Señor.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, gloria al Señor.
Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya, gloria al Señor.


200 - Aleluya por esa Gente

Los que tienen y nunca se olvidan que a otros les falta.
Los que nunca usaron la fuerza sino la razón.
Los que dan una mano y ayudan a los que han caído,
esa gente es feliz porque vive muy cerca de Dios.

Aleluya, Aleluya, por esa gente
Que vive y que siente en su vida el Amor.

Los que ponen en todas las cosas amor y justicia.
Los que nunca sembraron el odio tampoco el dolor.
Los que dan y no piensan jamás en su recompensa,
esa gente es feliz porque vive muy cerca de Dios.

Los que son generosos y dan de su pan un pedazo.
Los que siempre trabajan pensando en mundo mejor.
Los que están liberados de todas sus ambiciones,
esa gente es feliz porque vive muy cerca de Dios.


201 - Aleluya, el Señor resucitó

Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya, el Señor resucitó.

El Señor resucitó, cantad con alegría.
Demos gracias al Señor, aleluya.

Mi pecado redimió, el Señor subiendo al Cielo.
Nueva Vida ahora tengo, aleluya.


202 - Santo (I)

Santo Santo Santo es el Señor
Dios del universo
llenos están el cielo y la tierra
de tu gloria.

Hosanna en el cielo
hosanna en las alturas
bendito el que viene
en nombre del Señor.

Hosanna en el cielo
hosanna en las alturas
bendito el que viene
en nombre del Señor.


203 - Santo (II)

Santo, Santo, Santo es el Señor
Dios del universo
Llenos están el cielo y
la tierra de tu Gloria
¡Hosanna en el Cielo!
Bendito el que viene
en nombre del Señor.
¡Hosanna en el cielo!


204 - Santo (III)

Santo es el Señor, mi Dios, digno de alabanza.
A El el poder, el honor y la Gloria. (bis)

Hosanna, hosanna, hosanna, oh Señor. (bis)

Bendito el que viene en nombre del Señor,
con todos los santos cantamos para El. (bis)


205 - Santo (IV)

Santo, Santo, Santo, Dios y Señor Nuestro,
canta tu grandeza la hermosa creación;
junto con sus voces, suba nuestro canto:
Hosanna, hosanna, hosanna a nuestro Dios.


206 - Santo (V)

Santo, Santo, Santo, Dios y Padre Nuestro,
hoy la Iglesia canta la obra de tu amor;
canten con nosotros, Angeles y santos:
Hosanna, hosanna, hosanna, nuestro Dios.


207 - Santo (MyB)

Santo, santo, santo es el Señor,
Dios del universo, del Cielo y la Tierra.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el Cielo, en el Cielo.


208 - Santo (Tin)

Santo, santo, santo es el Señor, Dios del Universo.
Llenos están los Cielos y la Tierra de su Gloria.
Hosanna, hosanna, hosanna, hosanna,
hosanna en lo alto del Cielo.
Bendito es el que viene en el Nombre del Señor.
Hosanna, hosanna, hosanna, hosanna,
hosanna en lo alto del Cielo.


209 - Santo (carnavalito)

Santo, Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo, Santo es el Señor.

Hosanna en el Cielo, Hosanna en las alturas.
Bendito el que viene en nombre del Señor. (bis)


210 - Santo (típico)

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el Cielo y la Tierra
de su gloria.
Hosanna en el Cielo, hosanna en las alturas.
Bendito es el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el Cielo, hosanna en las alturas.
Bendito es el que viene en nombre del Señor.


211 - Cordero (I)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros.


212 - Cordero (II)

Jesús, que perdonas mis faltas,
Señor, que no miras errores,
ten piedad, Señor, ten piedad de nosotros.

Danos la paz, Fuente de Amor,
danos la paz, Luz y Verdad, danos la paz.


213 - Cordero (III)

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
ten piedad, ten piedad, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
ten piedad, ten piedad, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
danos la Paz, danos la Paz, danos la Paz.

 

214 - Cordero (IV)

Cordero de Dios que quitas los pecados de este mundo,
ten piedad, ten piedad, ten piedad de nosotros. (2 veces)

Cordero de Dios que quitas los pecados de este mundo,
danos paz, danos paz, danos la paz. (bis)


215 - Cordero (V)

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros. (dos veces)

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
danos la paz, danos la paz.


216 - Cordero (VI)

Cordero de Dios,
que quitas el pecado del mundo,
ten piedad. (dos veces)

Cordero de Dios,
que quitas el pecado del mundo,
danos la paz, danos la paz,
danos la paz, danos la paz,
danos la paz.

 

217 - Salmo 17

Yo te amo, Señor mi fortaleza,
mi roca, mi baluarte, mi liberador.
Eres la peña en que me amparo,
mi escudo y mi fuerza, mi Salvador.

En el templo se escuchó mi voz,
clamé por Ti en mi angustia.
Extendiste tu mano y no caí,
tu poder del enemigo me libró.

Las olas de la muerte me envolvían,
me aguardaba la ruina,
pero el Señor venció.
Tu eres la luz que me ilumina,
quien abre mis caminos,
Tú eres mi Dios.

En el templo se escuchó mi voz,
clamé por Ti en mi angustia.
Extendiste tu mano y no caí,
tu poder del enemigo me libró.

Cuando yo invoqué tu Nombre,
con mano poderosa,
me salvó tu Amor.
Son perfectos tus caminos,
tus manos me sostienen
Tú eres mi Rey.

En el templo se escuchó mi voz,
clamé por Ti en mi angustia.
Extendiste tu mano y no caí,
tu poder del enemigo me libró.

 

218 - Salmo 15

Tú eres, señor mi herencia,
Tú eres mi único bien.

Protégeme, Señor, Dios mío,
porque en Ti me confío.
Yo te digo Tú eres Señor
mi único bien.

El Señor es mi parte, mi herencia,
mi suerte está en su mano
me ha tocado la parte más hermosa
la herencia mejor.

Bendigo al Señor porque El me guía
hasta en las noches me habla
yo vivo siempre en su presencia,
con El nada temo.

Por eso mi corazón está contento
y me siento seguro
porque no me entregarás a la muerte
me librarás de la corrupción.

Me enseñarás el sendero de la vida
me llevarás a tu presencia
y gozaré, Señor junto a Ti
de la eterna alegría.


219 - Salmo 50

Piedad, señor, pecamos contra Ti.

Piedad de mí, Señor, por Tu bondad,
por Tu gran compasión borra mi culpa,
purifícame a fondo del pecado;
de mi maldad límpiame Señor.

Yo reconozco mi culpa, Señor,
tengo siempre presente mi pecado,
contra Ti, contra Ti sólo pequé
haciendo lo que es malo a tus ojos.

Por eso eres justo en tu sentencia,
tu juicio es irreprochable;
Tú sabes que yo nací culpable,
pecador mi madre me engendró.

Tú amas el corazón sincero,
y me enseñas la verdad en mi interior;
purifícame Señor, quedaré limpio,
quedaré más blanco que la nieve.

Dame, Señor, tu voz y tu alegría,
que se alegre mi cuerpo quebrantado;
aparta tu vista de mis culpas,
y borra todos mis pecados.

Señor, crea en mí un corazón puro,
y renueva la fuerza de mi alma;
no me alejes, Señor de tu presencia,
ni retires de mí tu Santo Espíritu.

Concédeme la alegría del perdón,
que tu aliento generoso me sostenga;
mostraré a los pecadores tu camino,
y hacia Ti volverán los extraviados.

Líbrame de mis culpas, mi Salvador,
y cantaré con gozo tu justicia;
Señor, abre mis labios,
y mi boca anunciará tus alabanzas.

Los sacrificios no te satisfacen
y si te ofrezco un holocausto no lo aceptas,
mi sacrificio es un espíritu contrito,
Tú no rechazas el corazón arrepentido.


220 - Salmo 65

¡Todo el mundo cante la gloria de Dios,
aleluya, aleluya!

Aclame a Dios toda la tierra,
y cante en honor de su nombre,
entonemos un himno a su Gloria,
digamos "qué admirables son sus obras"

Señor, por tu inmenso poder
te respetan tus mismos enemigos,
toda la tierra te adora
y canta la Gloria de tu nombre.

Vengan a ver las obras del Señor,
las maravillas que hizo por los hombres,
cambió el mar en tierra firme
y a pie cruzaron el río.

Que los pueblos bendigan a nuestro Dios
y pregonen su alabanza
porque El nos devolvió la vida
y afirmó nuestros pasos.

Gloria a Dios, Padre omnipotente,
a Su Hijo, Jesucristo, el Señor,
y al Espíritu que habita en nosotros,
por los siglos de los siglos, amén.


221 - Salmo 115

Amo al Señor porque El escucha
el clamor de mis súplicas.
Porque inclina su oído hacia mí
cuando yo lo invoco.
Los lazos de la muerte me envolvieron,
me alcanzaron las redes del abismo.
Caí en la angustia y la tristeza
invoqué al Señor, sálvame.

El Señor es justo y bondadoso
nuestro Dios es compasivo.
El Señor protege a los sencillos,
yo estaba en la miseria y me salvó.
Alma mía recobra la calma
porque Dios ha sido bueno contigo
El libró mi vida de la muerte,
de lágrimas y caídas.

Tenía confianza cuando dije:
qué grande es mi desgracia.
Con qué pagaré al Señor,
todo el bien que me hizo?
Alzaré la copa de la salvación
invocaré el nombre del Señor.
Cumpliré mis votos al Señor
en presencia de todo su pueblo [bis].

 

222 - Salmo 117

Demos gracias al señor porque es bueno,
porque es eterno su amor.

Que lo diga la familia de Israel
es eterno su amor.
Que lo diga la familia de Aarón
es eterno su amor.
Que lo repitan los fieles del Señor
es eterno su amor.

Escuchen, se oyen cantos de victoria
en el pueblo de Dios
"el poder del Señor hizo proezas,
su mano nos salvó
nos castigó duramente el Señor
pero no con la muerte."

¡No, no moriré!, viviré
para contar sus hazañas;
que se abran las puertas del santuario,
entraré a darle gracias.
¡Te doy gracias, Señor, porque me oíste
y fuiste mi Salvador!


223 - Salmo 129

Yo pongo mi esperanza en ti, señor
y confío en tu palabra.

Desde lo más hondo te invoco Señor,
escucha mi voz;
estén tus oídos abiertos
al clamor de mi plegaria.

Si llevas cuenta de las culpas,
quién podrá resistir;
pero Tú perdonas, Señor,
yo temo y espero.


224 - Salmo 130

Señor mi corazón no está engreído,
mis ojos no pretenden ser soberbios,
no voy por un camino de grandezas,
sencillo y escondido es mi sendero.

No busco maravillas ni prodigios
pues me conozco y sé que soy pequeño,
mantengo el corazón en paz contigo,
y mi alma está tranquila y en silencio.

Señor te revelaste como Padre,
desde mi pequeñez yo te contemplo.

Un niño en los brazos de su padre,
parece mi alma dentro de mi pecho,
pues Tú les das respuesta a mis temores,
trayendo la certeza de lo eterno.

Un niño que en los brazos de su madre,
descansa y se abandona sin recelo,
así también me basta tu presencia,
para calmar en mi alma todo anhelo.

 

225 - Salmo 139

Conoces Señor mi corazón
y llévame por el camino eterno.

Señor tu me sondeas y me conoces,
tú sabes si camino o si descanso.
De lejos percibes lo que siento
conoces cada uno de mis pasos.

No ha llegado la palabra a mi boca,
y ya conoces plenamente.
Me abrazas por todos mis costados,
tu mano amorosa me sostiene.

Qué admirable encuentro tu misterio,
tan grande que no puedo comprenderlo.
¿A dónde irá lejos de tu aliento?
¿A dónde escaparé de tu mirada?


226 - Salmo 139 (II)

Mi Dios tu me conoces,
conoces desde dentro mi pensar.
Adviertes mi andar y mi reposo,
conoces todos mis caminos.
Pues aún no está la palabra en mi voz,
y tu la sabes.
Delante y detrás, tu me rodeaste.
Pusiste sobre mí tu amor.
Grande eres,
y no lo puedo comprender.

¿A dónde me iré de tu espíritu?
¿A dónde huiré de tu presencia?
Porque si fuera a los cielos, te hallaré.
Y si tomara las alas del alba te encontraré.
Aunque habitaras en el extremo del mar.
Tu mano me guiará, conmigo estará.


227 - Salmo de la Palabra

Señor si Tú no me hablas
Señor vivo en soledad
Señor si Tú no me hablas
si Tú no me hablas vivo en soledad.

Señor me han dicho tu nombre
la piedra, el viento y el mar.
Señor me han dicho tu nombre
las cosas que un día creara tu amor.
Señor pero si no me hablas
si Tú no me hablas vivo en soledad.

Señor sentí tu presencia
herido de soledad
Señor sentí tu presencia
herido del tedio de un mundo banal
Señor pero si no me hablas
si Tú no me hablas vivo en soledad.


228 - Regina coeli

Regina coeli laetare,
Alleluia,
Quia quem meruisti portare.
Alleluia,
Resurrexit,
Sicut dixit,
Alleluia.
Ora pro nobis Deum.
Alleluia.


229 - Tantum Ergo

Tantum ergo Sacramentum
Veneremur cernui:
Et antiquum documentum
Novo cedat ritui:
Praestet fides supplementum
Sensuum defectui.
Genitori, Genitoque
Laus et iubilatio,
Salus, honor, virtus quoque
Sit et benedictio:
Procedenti ab utroque
Compar sit laudatio.
Amen.


230 - Salve Regina

Salve Regina, Mater misericordiae,
Vita dulcedo et spes nostra salve.
Ad te clamamus exsules filii Hevae.
Ad te suspiramus gementes et flentes,
in hac lacrimarum valle.
Eja ergo advocata nostra,
illos tuos misericordes oculos ad nos converte.
Et Jesum benedictum fructum ventris tui
nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria.

231 - Jesus Christ, you are my life.

Jesus Christ you are my life,
alleluia, alleluia.
Jesus Christ you are my life,
you are my life, alleluia.

Tu sei via sei verità
tu sei la nostra vita,
camminando insieme a te
vivremo in te per sempre.

En el gozo caminaremos
trayendo tu evangelio;
testimonios de caridad,
hijos de Dios en el mundo.

Tu nous rassembles dans l'unité
réunis dans ton grand amour,
devan toi dans la joie
nous chanterons ta gloire.


232 - Lumière du monde / Light of the World

Celui que de nos yeux nous avons vu,
Celui que de nos mains nous avons pu toucher,
Celui que nos oreilles ont entendu,
Celui que dans nos coeurs nous avons rencontré...
Voilà Celui que nous vous annonçons
Et qui a resplendi
Sur la terre où nous vivons!

So many in our world drift into sleep,
while others only know a darkness without ennd.
Let brothers rise to call them from the deep!
Let sisters take their hands
to heal and be their friends.
together, let us stand against the storm
and in the heart of night be the watchers of the morn.

Lumière du monde! Sel de la terre!
Soyons pour le monde visage de l'Amour!
The light of the world, Christ is our light.
We shine with his brightness,
the reflection of his light
from day to day!

Hay tantos que se pierden al buscar
Sentido de vivir, razones para amar.
Si los pudiéramos acompañar
Compartir su dolor, presentarles a Jesús;
Quizás ellos pudiesen comprender
Que es en el partir del pan
Que podemos renacer.

La gente dove andare più non sa,
In noi cerrando va l'amore che non ha:
Il senso della vita troverà
Facendo insieme a noi la comunità...
Così potrà conoscere Gesù
Spezzando il pane che
Vita eterna donerà!


233 - Cristo Jesús

Cristo Jesús, en Ti la Patria espera
gloria buscando con intenso ardor,
guíala Tú, bendice su bandera
dando a su faz, magnífico esplendor.

¡Salve divino, foco de Amor,
salva al pueblo argentino, escucha su clamor
salva al pueblo argentino, Sagrado Corazón!

¡Oh corazón!, de caridad venero,
lejos de Ti no espera salvación;
salva su honor, arroja a su sendero
luz inmortal, destello de tu Amor.

Siempre jamás, nuestra Nación creyente,
jura ante Dios, su pabellón seguir;
sólo ante Ti la pudorosa frente
inclinará sus votos al cumplir.

 

234 - Saber que vendrás

En este mundo que Cristo nos da
hacemos la ofrenda del pan,
el pan de nuestro trabajo sin fin,
el vino de nuestro cantar.
Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud,
amar la justicia y la paz.

Saber que vendrás,
saber que estarás,
partiendo a los hombres tu pan.

La fe de todos los hombres sin luz
la pena y el triste llorar,
el odio de los que mueren sin fe
cansados de tanto luchar.
En la patena de nuestra oblación
acepta la vida Señor.

Saber que vendrás...


235 - Me diste la vida

Señor Jesús, hoy vengo ante ti.
Busco tu perdón, lléname de ti.
Te quiero dejar, mi debilidad.
Calma con tu amor, todo mi dolor borra mi maldad.

Me diste la vida, y yo,
no fui capaz de regalarte mi mano extendida,
al ver, que me necesitabas y sangraban tus heridas.
Perdón. Hoy quiero regresar a vos.

Hermano mío, siempre te esperé.
Pero no te angusties, contigo estaré.
Guardé para vos, todo mi perdón.
Quédate a mi lado, borra tu pecado, cambia el corazón.


236 - Aquí estoy

Señor, aquí estoy,
otra vez postrado a tus pies.
Para entregarte,
toda mi vida lo que tengo, lo que soy.
Lo pongo en tus manos,
porque no hay lugar mejor para mí.
(3 veces)


237 - Yo soy el camino

Yo soy la Luz del mundo
no hay tinieblas junto a Mí
tendrán la luz de la vida
por la palabra que les di.

Yo soy el camino firme
yo soy la vida y la verdad
por mí llegarán al Padre
y al Espíritu Santo tendrán.

Yo soy el Pan de Vida
y con ustedes me quedé
me entrego como alimento
yo soy el Misterio de la Fe.

Yo soy el Buen Pastor
y por amor mi vida doy
yo quiero un solo rebaño
soy para todos salvador.

Yo soy la vid verdadera
mi Padre es Dios, el viñador
produzcan fruto abundante
permaneciendo en mi amor.


238 - Hasta dar la vida

Háblame ya Amigo al corazón
descanse en vos mi frente mi vida en vos.
Porque me rescataste del fatal secuestro,
porque me liberaste de mi eterna tumba.

Porque me amaste hasta dar la vida.
Porque me amaste hasta dar la vida.

Tan asombrado miro todo acabó
manso te has dormido hermano y Dios.
Muriendo descuajaste mi árbol más sombrío
Muriendo conquistaste el centro de mí mismo.

Partir en una mesa y no guardar,
soltar y hechar a vuelo ya no aferrar.
Yo recibí al nacer mi moneda dorada,
no la atesoraré quiero verla entregada.


239 - Zamba del perdón

Perdón por aquél mendigo
por aquella lágrima que hice brillar.
Perdón por aquellos ojos
que al mirar los míos no quise mirar.

Señor, no le di mi mano
se encontraba solo y lo dejé partir.
Perdón por no dar cariño,
por sólo buscarlo y tan lejos de Ti.

Señor, ¿por qué soy así?
estoy como ciego y no sé comprender.
Señor, Tú eres mi esperanza
dame tu mirada y que te sepa ver.

Señor, no soy siempre alegre
no doy luz a otros que están junto a mí.
Perdón por esta tristeza
por sentirme solo cuando estás ahí.

Perdón por otros hermanos
a quiénes no importa de tu padecer
estás cerca del que sufre
pasan a tu lado pero no te ven.


240 - Hay un río de vida

Hay un río de Vida corriendo por mi ser,

Que hace a los enfermos caminar y ver,
libera a los oprimidos y les da felicidad,

Hay un río de Vida corriendo por mi ser.

Está el Amor del Padre corriendo por mi ser,

Está el Amor del Hijo corriendo por mi ser,

Está el Espíritu Santo corriendo por mi ser,

Está el "Sí" de María corriendo por mi ser,


241 - Tú que buscas la felicidad

Tú que buscas la felicidad,
que quieres encontrar la paz,
que quieres vida en tu marchar.
Tú que quieres hoy redescubrir,
una razón para vivir, acércate y escúchame.

Hay algo muy simple que te saciará,
es algo tan simple, que puedes empezar ya.
Ven sigue los pasos del niño Jesús
ama a tus hermanos enséñales tu luz.

Ten siempre dispuesta tu sonrisa de amor,
bríndala a los hombres con todo tu calor.
Acércate al que sufre, dale una nueva ilusión,
enséñale que siempre a su lado estará Dios.

Y verás que todo va mejor,
por el camino del amor,
verás a tu hermano feliz.
Y verás que todo cambiará,
verás que Cristo triunfará,
y que en el mundo habrá paz.

 

242 - Oración por la Patria (Argentina)

Argentina, canta y camina,
junto a María, canta y camina.

Jesucristo, Señor de la Historia,
tus hijos muy heridos y agobiados están.
Queremos crear una nueva Argentina,
siempre en busca de la verdad
y del bien fraternal.

Danos la valentía que tienen
todos tus hijos en el obrar,
para así amar al más pobre
y perdonar al que nos hace mal,
aborreciendo el odio y construyendo la paz.

Concédenos el saber dialogar
y la alegría de esperar en tu Amor.
Tú nos llamas y aquí estamos, Señor,
construyendo esta nueva nación,
que camina y canta con María desde Luján.


243 - Cristo calla

Si pudiera preguntarte tantas cosas,
aquellas que por hombre no comprendo,
cómo pudiste abrigar un sentimiento
de tan inmenso amor y estar muriendo.

Y cómo soportar que no entiendan
todo el dolor del mundo a tus espaldas,
si hasta lloraste sangre en aquel huerto,
sintiendo la traición de aquel que amabas.

Te dolió, (te dolió) te dolió tanto
que golpearan tu cuerpo hasta cansarse,
pero quizás te doliera mucho más el alma,
al ver que no entendieran tu mensaje.

¿Por qué callas tu Cristo tantas veces,
por qué dejas al hombre no escucharte?
Acaso fue tu amor tan infinito,
que pudo con la angustia confortarte.

Si aún llevas la cruz, es por mi culpa,
no supe levantarla en su momento.
Por culpa, día a día, de mi ofensa,
hoy debes soportar el sufrimiento.


244 - Oh, Buen Jesús

Oh, buen Jesús yo creo firmemente
que por mi bien estás en el Altar
que das Tu Cuerpo y Sangre juntamente
al alma fiel en celestial manjar. (bis)

Indigno soy, confieso avergonzado,
de recibir la Santa Comunión,
Jesús que ves mi nada y mi pecado
prepara Tú mi pobre corazón. (bis)

Dulce maná y celestial comida,
gozo y salud de quien te come bien,
ven sin tardar, mi Dios, mi Luz, mi Vida,
desciende a mí, hasta mi pecho ven. (bis)


245 - Creo

Creo, aunque todo te oculte a mi fe.
Creo, aunque todo me grite que no.
Porque he basado mi fe
en un Dios inmutable,
en un Dios que no cambia,
en un Dios que es amor.

Creo, aunque todo parezca morir.
Creo, aunque ya no quisiera vivir.
Porque he fundado mi vida
en palabra sincera,
en palabra de amigo,
en palabra de Dios.

Creo, aunque todo subleva mi ser.
Creo, aunque sienta muy solo el dolor.
Porque un cristiano que tiene
al Señor por amigo
no vacila en la duda,
no vacila en la fe.

Creo, pero aumenta mi fe.


246 - Tan pobre y tan rico

Oye, Señor, mi amigo, cuando veo tu Amor eterno,
siento encogerse mi alma, soy tan pequeño.

No te importan mis obras, no te alejas si yo estoy lejos,
me amas aunque no te ame, no impones precio.

Quisiera darte todo, pero es tan poco lo que tengo,
un pobre y triste amor que busca dueño.

Pero a pesar de todo, Tú lo aceptas con gran afecto,
y haces, del tibio amor, un amor nuevo.

Soy tan pobre y tan rico,
pues tu amor me hace valioso.
Pongo ante Ti mi nada
y reluce como el oro.
Y al ver cuanto me amas,
quiero regalarme todo...
Señor, hazme generoso como Tú.

Al repetir tu Nombre, se me llena de gozo el alma
y me brota este canto y un mar de calma.

Quiero gritarle al mundo que el amor ha vencido al odio
y quiero amar al hombre como Tú lo amas.

Si acaso Tú quisieras ser el dueño de esta alma inquieta,
no dudes en tomarla, ella es tu sierva.

Pero como es tan débil se resiste a cambiar de senda,
hazla pues mansa y dócil como una oveja.


247 - Magnificat (I)

Mi alma canta el amor de Dios,
mi espíritu, al Salvador
porque El miró mi humildad
todo el mundo me aclamará

Y la Virgen Santa
le cantó al Señor,
dándole las gracias
por su gran amor [bis]

Al humilde Dios levantará,
al soberbio lo derribará,
al hambriento le dará su pan,
y a los ricos los despedirá.

Y la Virgen Santa...

Desde siempre Dios nos eligió,
para ser testigos de su amor
su misericordia y su bondad
con nosotros siempre estarán

Y la Virgen Santa...


248 - Zaqueo

El día es hoy, la hora ya; pronto, Jesús, por mi vida pasarás.
Sé que tu amor es fuerte, quiero trepar y verte.

Ven a mi casa, a mi hogar,
que hace tiempo guardo un lugar,
y llevo dentro tantos deseos de conversar.
Ven a mi casa, a mi hogar,
que con vos se va a iluminar,
ese rincón oscuro y cerrado se abre de par en par...
y sea tuyo lo que es mío, tuyo mi hogar.

No sé por qué estoy aquí, quiero guardar tus ojos dentro de mí.
Porque miraste hondo, lo comprendiste todo.

El que me amó, sin despreciar, y me buscó y me vino a visitar,
le devolvió a mis manos un saludo de hermano.


249 - Cara a cara

Solamente una palabra,
solamente una oración,
cuando llegue a tu presencia,
oh Señor
no me importa en qué lugar
de la mesa me hagas sentar
o el color de mi corona
si la llego a ganar.

Solamente una palabra,
si es que aún me queda voz
y si logro articularla
en tu presencia
no te quiero hacer preguntas,
sólo una petición
y si puede ser a solas,
mucho mejor.

Sólo déjame mirarte
cara a cara y perderme
como un niño en tu mirada
y que pase mucho tiempo,
y que nadie diga nada
porque estoy viendo al maestro
cara a cara.

Que se ahogue mi recuerdo
en tu mirada quiero amarte
en el silencio y sin palabras
y que pase mucho tiempo
y que nadie diga nada
sólo déjame mirarte
cara a cara.

Solamente una palabra,
solamente una oración,
cuando llegue a tu presencia,
oh Señor,
no me importa en qué lugar,
de la mesa me hagas sentar,
o el color de mi corona
si la llego a ganar.

Cuando caiga ante tus plantas,
de rodillas déjame
llorar pegado a tus heridas
y que pase mucho tiempo
y que nadie me lo impida
que he esperado este momento,
toda mi vida.


250 - Evangelio

Evangelio es decir amigo, es decir hermano,
Evangelio es darte mi tiempo es darte mi mano,
Evangelio es mirarte a los ojos, es reir contigo,
es compartir tu pena, es llevarte a Cristo,
es compartir tu pena, es llevarte a Cristo.

Evangelio es llevar la paz siempre contigo.
Evangelio es amar de balde hasta caer rendido.
Evangelio es decir "Te amo" a tu enemigo,
abandonar tu vida en manos de Cristo,
abandonar tu vida en manos de Cristo.

Evangelio es vivir como un pobre que todo lo espera.
Evangelio es mirar al cielo con ojos de niño.
Evangelio es dar gracias al Padre al nacer el día,
y continuar cantando al hacer camino,
y continuar cantando al hacer camino.

Evangelio es sembrar libertad es vivir unidos,
es llevar esperanza a un mundo que llora perdido,
Evangelio es romper cadenas es abrir sepulcros,
no lo busques muerto que está entre los vivos,
no lo busques muerto que está entre los vivos.


251 - Sos Camino, Verdad, y Vida

Tú eres Señor mi Rey,
Tú eres Señor mi Dios,
mi corazón te alaba hoy.
Se alegra mi vida en Vos,
no tiene miedo al abismo ya,
estoy seguro en tu amor.

Sos Camino que conduce,
Sos Verdad que ilumina,
Sos la Vida que derrama Gracia.
Sobre aquellos que te aman,
y deciden entregarse,
olvidando dolores pasados

Ya no hay mas oscuridad,
y veo por donde debo andar,
porque me diste una opción.
Señor mi refugio Sos,
tu espíritu arde en mi interior,
porque te amo tuyo soy.


252 - Jesús de dulcísima memoria

Oh Jesús de dulcísima memoria,
que nos das la alegría verdadera,
más que miel y que toda otra cosa
nos infunde dulzura tu presencia.

En Jesús se confía el que sufre,
que piadoso te muestras al que ruega,
que bondad en ti encuentra el que te busca,
que dichoso será el que te encuentra.

No habrá canto más suave al oído,
ni que grato resulte al escucharlo,
ni tan dulce para ser recordado,
como tú, oh Jesús, el Hijo amado.

No habrá lengua que pueda expresarlo,
ni palabra que pueda traducirlo,
pues tan solo el que lo ha experimentado,
es capaz de saber lo que es amarlo.


253 - Déjame nacer

Tú conoces la dureza en mi sentir
y la terquedad que hay en mi corazón.
Son las cosas que me alejaron de Ti, Señor,
dame vida nueva con tu amor.

Déjame nacer de nuevo,
Déjame nacer de nuevo,
Déjame nacer de nuevo, oh Señor.
Mo importa la edad que tenga,
tu no la tienes en cuenta.
Déjame nacer de nuevo, oh Señor.

Tú conoces el pecado que hay en mí
y el dolor que dejo en mi corazón.
Por la muerte que he causado vuelvo a Ti, Señor,
Dame nueva vida en tu amor.


254 - Los yuyos de mi tierra

Achícate, hermano, no busques la loma,
andá por los bajos, pisá el arenal.
No temas el charco que el agua es playita,
y el barro del campo no sabe ensuciar.

Si querés altura mirá las estrellas,
donde anida el rumbo que conduce a Dios.
No negués tu rostro al ala del viento,
ni cubrás tu frente por no ver el sol.

No vendas distancia por comprar sosiego,
no dejes taperas después de acampar.
Tene fe en la huella, busca el horizonte,
de seguro un día lo habrás de encontrar.

Florecé a los vientos como lo hace el cardo,
que llegando a seco libera el pompón.
No apurés la historia, no arriés tus banderas,
confiá en tus hermanos, como ellos en vos.

Vení y matearemos despacito juntos,
me hablarás de lucha, te hablaré de fe.
Y al final del día nos daremos cuenta
que en la misma senda andamos tal vez.

Cuando el sol se vaya y la tarde caiga,
se abrirán los ojos al partir el pan
y por fin sabremos que por el camino
nos venía arreando el Dios de la paz.


255 - Nada te turbe

Que nada te turbe, que nada te espante,
que todo se pasa, Dios no cambia.
Y es la paciencia, que todo lo alcanza,
y quien a Dios tiene, nada le falta.
Sólo Dios alcanza... Dios.
Estamos hechos para Vos, para Dios.
Sólo Dios llena el vacío interior.
Sólo Dios alcanza... Dios.


256 - Torrentes de vida

Torrentes de vida haz brotar en mí,
mi tierra sedienta suspira por ti.
Nada puedo Señor sin tu gracia.
Todo lo puedo con Cristo mi rey.

Mueve mi corazón para que te reciba siempre,
abre mis ojos para que pueda verte,
mis oídos que puedan escucharte.
Mi vida sea palabra que hable de ti.


257 - Ama totalmente

Ama totalmente a quién totalmente
se entregó por tu amor.
A aquél cuya hermosura admiran el sol y la luna,
cuyos premios no tienen límite
ni por su número ni su grandeza,
ni por su preciosidad.
A aquél Hijo del Altísimo,
dado a luz por la Virgen María,
quién lo formó en su seno de doncella.
Fija tu mente en el espejo de la eternidad,
fija tu alma en el esplendor de la gloria y
tu corazón en la divina sustancia
y transfórmate toda entera
por la contemplación.

 

258 - Jesús estoy aquí

Jesús, estoy aquí.
Jesús, ¿qué esperas de mí?
Mis manos están vacías,
¿qué puedo ofrecerte?
Sólo sé que quiero ser diferente.
Jesús, estoy aquí. Jesús,
¿qué esperas de mí?
Mis ojos temen al mirarte,
quisiera poder enfrentarte.

Amar como tu amas,
sentir como tu sientes,
mirar a traves de tus ojos, jesus.
Contigo mi camino es dificil.
Me exiges abrir un nuevo horizonte
en la soledad de mi noche, jesus.

Amar como tu amas,
sentir como Tú sientes,
mirar a través de tus ojos, Jesús.
Contigo mi camino es difícil.
Me exiges abrir un nuevo Horizonte
en la soledad de mi noche, Jesús.

No, no puedo abandonarte.
Jesús, en mí penetraste.
Me habitaste, triunfaste,
y hoy vives en mí.


259 - Mírame Señor

Tómame Señor,
no soy digno que entres en mi casa.
Háblame Señor,
tu palabra bastará para sanarme.
Sáname Señor,
Tu conoces cuántas luchas en mis límites.
Quiero dar tu luz
el misterio que descansa en mi interior.

De tu cuerpo brota sangre y agua viva
van cayendo suavemente en mi interior,
te recibo con asombro y me conmuevo,
Cristo vivo.
Dios está presente en mi pobre corazón.

Mírame Señor,
yo no sé confiar en medio de las tormentas.
Llámame Señor,
nadie sostiene mi vida entregada.
Te suplico Dios,
serte fiel hasta la cruz y cruz de amor.

Te amaré Señor,
aunque tenga que olvidarme de mí mismo.
Tomaré mi cruz,
seguiré tus pasos sin mirar atrás.
Sonreiré Señor,
aunque todo fracasara y quede solo,
y si estoy muy mal,
tu palabra ardiente me liberará.

Lavaré Señor,
mis vestidos en tu Sangre de Cordero.
Cantaré Señor,
y tu fuego abrazará mi corazón.
Me aliviarás Señor,
con el peso de tu Cuerpo en mis entrañas,
y te bendeciré
contemplando el crecimiento que anidé.


260 - Tengan los sentimientos de Jesús

Tengan los sentimientos de Jesús,
que siendo Dios se hizo hombre (2) por amor.
El no defendió su igualdad con Dios,
se despojó se hizo servidor,
y apareció en la tierra con aspecto humano,
y vivió como uno de tantos.

El se humilló se hizo obediente,
hasta la muerte y muerte en una cruz,
por eso Dios lo engrandeció
y le concedió el nombre,
que está sobre todo nombre.

Ante su nombre se arrodillan en el cielo,
en la tierra y entre los muertos,
y todo proclama Jesucristo es el Señor,
para la gloria de Dios Padre.


261 - Debes amar

Debes amar,
la arcilla que va en tus manos,
debes amar su arena hasta la locura,
y si no, no lo emprendas que será en vano.
Solo el amor alumbra lo que perdura,
solo el amor convierte en milagro el barro (bis).

Debes amar, el tiempo de los intentos,
debes amar la hora que nunca brilla,
y si no, no pretendas tocar lo cierto.
Solo el amor engendra la maravilla,
solo el amor consigue encender lo muerto (bis).


262 - Amame Señor

Amame Señor, quiero recibir
ese gran amor que es para mí,
ven tu sobre mí y hazme al fin sentir
esa vida dulce, vida en ti Señor.
Ven y ámame, ven y ámame.
Quiero recibir todo tu amor.
Ven y ámame, ven y ámame.
Te abro a ti las puertas de mi corazón.


263 - Abrazado a Ti

Me arrodillo a tus pies,
mi adorado Rey,
y con mis perfumes los ungiré.
Con el amor de mi amor
yo los lavaré
y con mis cabellos los secaré.

Abrazado a ti, en tu cruz
quiero por tu amor permanecer,
eres el amor de mi vida,
hacia ti tiende mi ser.

Eterna alianza de Amor
entre Tú y yo,
un solo sentir, una sola pasión.
Y tu Buen Amor,
que yo pude tener,
no se compara con otro querer.


264 - Porque es tarde Dios mío

Porque es tarde, Dios mío,
porque anochece ya
y se nubla el camino,
porque temo perder,
porque temo perder
las huellas que he seguido,
no me dejes tan solo,
y quédate conmigo.

Porque ardo en sed de ti
y en hambre de tu trigo.
Ven, siéntate a mi mesa,
dígnate ser mi amigo.
Que aprisa cae la tarde...
Quédate conmigo.
Dígnate por favor
en ser mi amigo.

Porque he sido un rebelde
y he buscado el peligro
y escudriñé curioso
las cumbres y el abismo,
perdóname, Señor,
y quédate conmigo,
perdóname, Señor, y quédate.


265 - Consagración

Oh Señora y Madre mía, con filial cariño vengo a ofrecerte en este día cuanto soy y cuanto tengo: mis ojos para mirarte, mi voz para bendecirte, mi corazón para amarte y mi vida para servirte. Acepta Madre este don, que te ofrece mi cariño, guárdame como un niño dentro de tu corazón(2).
Que nunca sea traidor al amor que hoy se me entrega y que rechace sin pena los halagos de otro amor y aunque el dolor me taladre, y haga de mi un crucifijo que yo sepa ser tu hijo y que sienta que eres mi Madre.
En la dicha y en la aflicción, en mi vida y en mi agonía, mírame con compasión no me dejes Madre mía.(2)


266 - Antífonas

[1]
Si rasgaras los cielos y descendieras
Si se corriera el velo y yo te viera.
La luz de tu mirada me iluminaría
Y en un eterno abrazo de amor me consumiría

[2]
Baja hasta lo más hondo de nuestra condición,
hasta lo más profundo baja nuestro Señor.
Sos el Rey, Hijo de Dios Señor Jesús.

[3]
¿Quién eres Tú Altísimo Señor?
¿Quién eres tu Dulcísimo Señor?
¿Y quién soy yo gusanito y servidor?
¿Y quién soy yo hediondo y pecador?
¡Cuánto quisiera amarte! (bis) Mi Dios y mi todo

[4]
Enciende una Luz, y déjala brillar,
la luz de Jesús que brilla en todo lugar,
no la puedes esconder, no la puedes callar,
ante tal necesidad enciende una luz, en la oscuridad...

[5]
El Señor es mi luz y mi salvación (bis).

[6]
El Señor es mi fortaleza, y en El me alegraré,
solo sus ojos miraré, en El confío no he de temer,
en El confío no he de temer.

[7]
Ven y sígueme, y mar adentro echa ya tus redes.
Ven y yo te haré, pescador de hombres.
En tu Palabra echaré mis redes.
Dejo mi barca y donde quieras iré.
Tú me llamaste Señor por mi nombre,
y sólo a ti Señor te seguiré.

[8]
Donde hay amor y caridad,
donde hay amor, Dios allí está

[9]
Alabe todo el mundo alabe al Señor,
alabe todo el mundo alabe a nuestro Dios

[10]
Tu fidelidad es grande tu misericordia, incomparable es,
nadie como Tú, bendito Dios grande es tu fidelidad


267 - La señal de la Cruz

En el nombre del Padre,
y del Hijo,
y del Espíritu Santo.
Amén


268 - Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.


269 - Gloria (oración)

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en un principio, ahora y siempre,
y por los siglos de los siglos.
Amén


270 - Salve Regina

Salve Regina, Mater misericordiae,
Vita dulcedo et spes nostra salve.
Ad te clamamus exsules filii Hevae.
Ad te suspiramus gementes et flentes,
in hac lacrimarum valle.
Eja ergo advocata nostra,
illos tuos misericordes oculos ad nos converte.
Et Jesum benedictum fructum ventris tui
nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria.


271 - Salve (oración)

Dios te salve, reina y madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.
A ti clamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos gimiendo y llorando
en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y,
después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!
Ruega por nosotros Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de nuestro Señor Jesucristo. Amén


272 - Pésame

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido.
Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí pero mucho más
me pesa, porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos.
Antes querría haber muerto que haberos ofendido;
y propongo firmemente no pecar más y evitar todas las ocasiones próximas de pecado.
Amén.


273 - Consagración (oración)

Oh Señora mía, oh Madre mía,
yo me ofrezco todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto
te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón,
en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad,
guárdame, defiéndeme y utilízame,
como instrumento y posesión tuya. Amén

 

274 - Rezo del Rosario

Misterios Gozosos (Lunes y Sábado)

1. La Anunciación del Angel a María y la Encarnación del Hijo de Dios.
2. La visita de María a su prima Isabel.
3. El nacimiento de Jesús en Belén.
4. La presentación del niño Jesús en el Templo.
5. El niño Jesús perdido y hallado en el Templo.

Misterios Dolorosos (Martes y Viernes)

1. La Oración de Jesús en el monte de los Olivos.
2. La flagelación de Jesús.
3. Jesús coronado de espinas.
4. Jesús con la cruz a cuestas camino al Calvario.
5. La Crucifixión y muerte de nuestro Señor Jesucristo.

Misterios Gloriosos (Miércoles y Domingo)

1. La resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
2. La ascensión de nuestro Señor Jesucristo al cielo.
3. La venida del Espíritu Santo sobre María y los apóstoles.
4. La asunción de María en cuerpo y alma al cielo.
5. La coronación de María Santísima como reina y señora de todo lo creado.

Misterios Luminosos -o de la Luz- (Jueves)

1. Bautismo de Cristo en el río Jordán
2. La autorrevelación de Cristo en las bodas de Caná
3. El anuncio de Cristo del Reino de Dios invitando a la conversión
4. La transfiguración de Cristo
5. La institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual

275 - Signos de amor

Tienes que encender una luz aunque sea pequeña,

si ella se apaga este mundo será una tiniebla.

Tienes que arriesgarte a creer y no cerrar más tu puerta, vale la pena su brillo aunque sea pequeña.

No permitas que la noche invada tu vida,

hay mucha belleza en vos para que esté escondida.

No le niegues a los otros tus ojos, tu amor, tu voz, tu alegría.

No te quites libertad ni borres tu sonrisa.

Tienes que atreverte a vivir de una forma distinta.

Llenarte los ojos de amor y sembrar cada día.

Y verás como cambia este mundo

cuando sin temor abras al fin tu puerta, y mantengas prendida tu luz por pequeña que sea.

Y cuando la oscuridad te lastime muy dentro, deja brillar tu candil que puede ser eterno.

Sólo podrás ser feliz si te atreves a amar sin medida y sin tiempo

manteniendo la llama encendida a pesar de los vientos.

Si quieres te ayudo a cuidar tu pequeña chispa, hasta que sea llamarada que de fuerza y vida.

Hasta que tu corazón sea un signo de amor para el que camina

y seamos muchos los que tengamos la luz encendida.

276 - Cerca de ti

Si decidiera negar mi fe

y no confiar nuca más en él,

no tengo a donde ir

No tengo a donde ir...

Si despreciara en mi corazón

la santa gracia que me salvo

no tengo a donde ir

No tengo a donde ir

convencido estoy que sin tu amor se acabarían mis fuerzas,

que sin ti mi corazón sediento se muere y se seca

Cerca de ti yo quiero estar, de tu presencia no me quiero alejar

Cerca de ti Jesús, yo quiero estar, de tu presencia no me quiero alejar


277 - Esto que soy, eso te doy

A veces te pregunto "¿por qué yo?"

y sólo me respondes "porque quiero".

Es un misterio grande que nos llames

así, tal como somos, a tu encuentro.

Entonces redescubro una verdad:

mi vida, nuestra vida es tu tesoro.

Se trata entonces sólo de ofrecerte

con todo nuestro amor, esto que somos.

¿Qué te daré?,¿Qué te daremos?,

¡si todo, todo, es tu regalo!

Te ofreceré, te ofreceremos

esto que somos...

Esto que soy, ¡eso te doy!

Esto que soy, esto es lo que te doy.

Esto que somos es lo que te damos.

Tú no desprecias nuestra vida humilde, se trata de poner todo en tus manos.

Aquí van mis trabajos y mi fe,

mi canto, mis bajones y mis sueños;

y todas las personas que me diste

desde mi corazón te las ofrezco.

Vi tanta gente un domingo de sol.

Me conmovió el latir de tantas vidas

y adiviné tu brazo gigantesco

y sé que sus historias recibías.

Por eso tu altar luce vino y pan:

Son signo y homenaje de la vida.

Misterio de ofrecerte y recibirnos,

Humanidad que Cristo diviniza.

 

278 - Fruto nuevo de tu Cielo

Sopla Señor te lo pido, quédate esta noche en mi alma, pues solo tu amor y abrigo, me dará consuelo y calma.

Sopla Señor sopla fuerte, envolveme con tu brisa y en tu Espíritu renovame, hazme libre en tu sonrisa.

A pesar de mis caídas, hazme fiel a tus promesas.

Sopla Señor en mi vida, y arrancame esta tristeza.

Sopla, sopla Señor tu grandeza, sopla

Hazme fiel en mi pobreza, sopla.

Sopla Señor en mi oído, sopla fuerte arranca el miedo, pues sin Ti me hallo perdido, sin tu luz me encuentro ciego. Sopla Señor y hazte viento, y bautízame en tu nombre

Llámame a servir Maestro, hazme fiel entre los hombres.

Toma mi vida en tus manos, mis sueños, mi amor, mi todo, mi cansancio, mi pecado y moldéame a tu modo.

Sopla, y bautízame en tu brisa, sopla

renovame en tu sonrisa, sopla.

Sopla Señor tu caricia, y sobre mis sentimientos, que sea el Ángel de Tú Misa, quien obre en todo momento.

Sopla Señor y hazte canto, pon tu palabra en mis manos

En ellas tu providencia y bendice a mis hermanos.

Quiero ser de tu árbol rama, fruto nuevo de tu cielo

Que madura en tu palabra, como un ave en pleno vuelo.


279 - Vive para siempre

Nace Dios, como cualquier hombre en la Tierra...
y se cría en familia y en amor.
Han pasado 30 años...
dio a saber que era el hijo de Dios.

Lentamente se empezaba a conocer.
Los seguían y lo odiaban a la vez.
Lo escuchaban multitudes
y llevó a 12 amigos con Él.

En el nombre del Reino de Dios,
Él hablaba y cambiaba corazones.
Sin pecado su vida vivió.
Jesucristo... modelo de los hombres.

Dando amor en abundancia
demostró ser el hijo de Dios.

Él sabía que lo iban a matar...
cómo y cuándo, quién lo iba a traicionar.
Les contaba a los 12
todo lo que le iba a pasar.

Luego sufre hasta el fondo del dolor
y lo matan en una crucifixión.
Fue el pecado de los hombres
quien mató al enviado de Dios.

Él volvió, se apareció
y envió a que lo cuenten a la gente.
Desde el cielo nos da su amor.
Jesucristo... vive para siempre!

Y nos deja un mandamiento:
amensé como los he amado yo.


280 – A tanto Amor

Echo un mar de lágrimas al verlo allí en la cruz, se acordó del niño que ella misma diera a luz. Y entre el firmamento y su mirada de dolor, bien supo serle fiel a tanto Amor.

No rompió el silencio cuando el cielo se quebró, no volteo sus ojos al final cuando expiro, se sintió caer pero así mismo no cayo, y amo a pesar de que el mundo lo entrego.

Solo besos sus pies
Y a Dios se lo ofreció
Sin preguntar por que
A todos perdonó
Pues entendió el Amor
Que Jesús predicó
Que su Hijo predicó
Ella entendió el Amor que El enseñó.

Entre la llovizna, la tristeza y el temor, lo tomo en sus brazos cuando ya no respiro. Junto con su alma le traspaso el corazón, la espada que esa cruz todo lo consumo.

No rompió el silencio cuando el silencio callo. No volteo sus ojos y el sepulcro se cerró. Se sintió morir pero su fe permaneció. Y Amo a pesar de que todo se oscureció.


281 - Quiero ser cristiano

Perdón Señor
una vez más.
Perdona Dios
nuestro pecar.
Perdón por los malos
momentos cristianos...
no volverá a pasar.

Hoy aprendí,
gracias a Ti,
que hacer el mal
te llevará
por un mal camino,
triste y sin destino...
eso no pasará.

Te prometo... prometo serte fiel,
Y así llegar.

Quiero ser cristiano...

quiero darme más.
Quiero ser cristiano...

ser a los demás.

Quiero ser cristiano...

y al cielo llegar.
Quiero ser cristiano...

Seguir a Dios
sembrando amor.
Junto a Jesús,
amor de cruz.
Y con mis hermanos
llegar a formarnos
en comunión.

Me entrego a Ti,
descanso en vos...
para seguir
y sacudir
a toda la tierra
con la Buena Nueva
de nuestro Señor.


282 - Lo que llevo adentro

Vos sabés, mi Dios, cómo te siento.
Conocés, Señor, todo el universo.
Ya tenés contados todos mis cabellos.
Conocés más que yo lo que llevo adentro.

Diste vida, diste amor...
Diste a tu Hijo en el dolor.
Diste vida, diste amor...
Sos mi Dios, sos mi Señor.

Vos sabés, mi Dios, mis mayores miedos.
Conocés, Señor, de lo que me avergüenzo.
Ya tenés sabidos todos mis secretos.
Conocés más que yo lo que llevo adentro.

Vos sabés, mi Dios, cuánto te creo.
Conocés, Señor, cuánta fe te tengo.
Ya tenés conocido todo lo que pienso.
Conocés más que yo lo que llevo adentro.

 
principal Grupos Actividades Multimedia

Ayuda para el uso del Portal

Agregar como página de Inicio


Seguinos en:

Inicio

¿Quienes somos?

Sedes & Horarios

Calendario

Buscar

Cancionero

GJU

Catecumenado

MAENAC

Graduados

Medicina

Ingeniería

Comunicaciones

Misión : grupoJuan Pablo II

Misión : grupo Nuestra Señora de Luján

Peregrinación a Luján

Retiros

Hora Santa

Liturgia

Coro

Inicio

Radio

CTV -selección-

Documentos de la Iglesia Argentina : CEA -selección-

Papa Benedicto XVI

Juan Pablo II

Artículos del Padre Guillermo Marcó

Artículos de nuestros Obispos -selección-